junio 7, 2019

Afrontar las emociones ante la dificultad de lograr el embarazo

Afrontar las emociones de la infertilidad

Generalmente se percibe a la infertilidad como algo que “les ocurre a los demás”, anulando la posibilidad que algún día este diagnóstico pueda llegar. Es por esto que, cuando toca recibirlo, se convierte en un golpe duro tanto para el paciente como para la pareja. Será una noticia a la que se le debe dedicar tiempo, asimilar emociones y decidir el plan de acciones a tomar.

No solo se trata de hacerle frente a un cuadro médico si no a una ola de emociones para lo que, posiblemente, no se está preparado. Sentirse agobiado es parte normal del proceso, pero se debe estar atento al impacto emocional que pueden afectar directamente la calidad de vida.

Ante la dificultad de conseguir un embarazo, los pacientes pueden sentir ansiedad, depresión, aislamiento y sensación de estar fuera de control. En este sentido, lo primordial es transmitir que no están solos ni son los únicos en vivir estas emociones frente a la infertilidad.

Parte del proceso de atravesar una situación desconocida es experimentar la incertidumbre, cuya respuesta dependerá de varios factores. El estado emocional previo, la personalidad, los recursos emocionales y sociales, vínculo de pareja y por sobretodo, de las estrategias de afrontamiento de los pacientes. Los desajustes emocionales pueden llegar y se pueden reconocer a través de diversos síntomas.

Ante cualquier cambio en la conducta, es importante acudir a un psicólogo especializado en Reproducción Asistida, familiarizado con las emociones que genera la infertilidad. Este profesional está capacitado para brindar las estrategias más adecuadas para lograr el bienestar de los pacientes en este contexto.

Esta ayuda facilitada por un profesional será de gran beneficio en cualquier persona que se enfrente a la imposibilidad de concebir. Pero resultará una herramienta necesaria si la persona ha tenido alguna de estas conductas durante un período prolongado de tiempo:

  • Pérdida del interés en actividades habituales
  • Tensión en las relaciones interpersonales (de pareja, familia, amigos, compañeros de trabajo)
  • Dificultad para lograr la concentración
  • Complicaciones para conciliar el sueño o para mantenerse dormido, desvelo o dormir más de lo acostumbrado
  • Cambios en el apetito o el peso (aumento o pérdida)
  • Altos niveles de ansiedad
  • Dificultad para pensar en otro tema que no esté relacionado con la infertilidad
  • Sentimientos persistentes de tristeza, pesimismo o culpa

No logro embarazarme, ¿cómo puedo sentirme mejor?

Las mejores circunstancias para la concepción dependen de una combinación de componentes hormonales, y las emociones como el estrés pueden afectar este equilibrio necesario.

Si bien no está científicamente comprobada su incidencia, hay una línea de investigación que propone que aquellos pacientes que llevan con más calma emocional el tratamiento logran el embarazo más rápidamente que aquellos que han expresado estar tensos y ansiosos.

Los mismo en tratamientos de Fecundación In Vitro, en donde las tasas de éxito aumentan a medida que el nivel de estrés es menor.

Recomendamos a nuestros pacientes consultar con especialistas de la Unidad de Psicología, quienes proporcionan estrategias en un ambiente de contención. El objetivo es que las personas trabajen las emociones como el dolor y el miedo, en un espacio de escucha desde los psicológico. Para muchos, la crisis se puede convertir en una oportunidad para su crecimiento personal.

Una vez llegado el momento del tratamiento de reproducción asistida, es muy conveniente mantener el contacto con el profesional de psicología, pues cada paso podría generar nuevos estadíos emocionales que deberán ser regulados. Es importante resaltar que cada ciclo trae consigo una carga emocional de ilusión, alegría y esperanza, pero también es posible que no se logre el objetivo buscado en el corto plazo, generando sentimientos de desaliento y pérdida de control.

Estas emociones pueden llevar al abandono del tratamiento, debido a que los pacientes se pueden sentir abrumados, físicamente y emocionalmente agotados. Ahí es donde las consultas con la Unidad de apoyo Emocional mostrarán su beneficio, y el buen uso de las herramientas obtenidas de los encuentros con el psicólogo, será determinante para favorecer la probabilidad de éxito en los siguientes intentos.

Consejos para sobrellevar la infertilidad y sus tratamientos

A la consulta psicológica, podés sumar sencillos pasos que contribuirán a que regules tus emociones de forma más eficiente, mejorando directamente en tu calidad de vida y en las relaciones con tu entorno:

  • No pongas tu vida en pausa: No descuides otros aspectos de tu vida personal, seguí adelante con otros proyectos que te ilusionan y que te hacen sentir bien
  • Compartí momentos con tu pareja: Complementá con espacios de esparcimiento que te unan con tu pareja, más allá del tratamiento de fertilidad. Si bien es importante el momento por el que están pasando, el ocio o momentos de dispersión son igual de importantes
  • Descansar es fundamental: Descansá de forma apropiada, la falta de sueño puede llevar a situaciones de estrés, evitalo tratando de estar relajados
  • Realizá actividades para relajarte: Incluí en tu rutina actividades que te ayuden a reducir el nivel de estrés como: yoga, meditación, acupuntura.
  • Ampliá tu mente: Recordá que para lograr un embarazo pueden haber varias alternativas, mantente abierta a otros tipos de tratamientos, aunque no sean tu primera opción.
  • El problema existe. Lo importante es la visión que le damos: Evitá los pensamientos negativos, como “¿Por qué a mí? “Nunca lo conseguiremos” “Es mi culpa”. Modificá tu percepción de la situación direccionándola hacia una visión más positiva
  • Hacé deporte: Incorporá actividades físicas: correr, nadar e incluso una caminata enérgica ayuda a relajar los sentidos además de activar la circulación y oxigenación en todo el cuerpo
  • Celebrá cada triunfo: Realizá una actividad gratificante por cada paso avanzado, esto servirá para generar más espacios de esparcimiento y ayudará en la percepción positiva del tratamiento
  • Comunicate abiertamente con tu pareja: Si no tienen la comunicación como hábito esta es la oportunidad para incorporarla
  • Llevá un diario de emociones: Te permitirá expresar tus sentimientos, ayudándote a desahogarte sobre cualquier situación. Además, luego podrás volver a leer permitiéndote identificar posibles mejoras a tus respuestas emocionales y forma de procesarlas
  • No estás sola: Vinculate con otras personas que estén atravesando la misma situación. Encontrarás comprensión y te ayudarán a ver que los problemas de fertilidad son más comunes de lo que crees
  • Evitá la “programación del sexo”: Déjense llevar por la espontaneidad, permitiéndose disfrutar mientras se liberan de la sensación de tarea

El rol de la familia y amigos: apoyo emocional ante la infertilidad

Frecuentemente, los mensajes que reciben las personas que transitan el camino de la infertilidad suelen relacionarse con “tenés que relajarte”. A pesar de que la intención seguramente es la mejor, amigos y familiares pueden señalar el deseo de tener hijos como la razón de que no los puedan tener, causando un efecto contrario a lo que pretenden. Este esfuerzo por no convertir el deseo de embarazo en una obsesión puede generar más ansiedad. Entender que la tristeza y la preocupación forman parte natural de este proceso, brinda un efecto más beneficioso al aceptar las emociones propias de la infertilidad.

Como es fundamental generarse una mayor red de contención, a través del apoyo emocional, tanto de amigos como de la familia, tomate el tiempo para guiarlos. Explicales cómo consideran es la mejor ayuda que pueden recibir. Ya sea que se encuentren lidiando con las emociones que genera la infertilidad o estén atravesando por un tratamiento de reproducción asistida, muchas veces lo más necesario es sentirse escuchados en una conversación amigable, que les permita expresarse sin sentirse juzgados.

Decidí tranquilamente qué y cuánto querés compartir. En caso de parejas, acordar los límites que se desean asentar y la forma de hacerlo es fundamental para que ambos estén alineados al momento de comunicarse con los otros. No está demás pedirle a tu circulo discreción y respeto, con el fin de proteger tu intimidad y emociones.

Tené en cuenta que en ocasiones el ansiado embarazo tarda en llegar más de lo que nos gustaría. Lo mejor será aceptar con naturalidad las emociones propias de la infertilidad que puedan ir surgiendo, sin culpabilizarte por ello.

Solicita información sin compromiso:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Volver arribaarrow_drop_up