Pedí información o un turno

Alquiler de vientre, vientre subrogado, gestación por sustitución: muchos términos, un mismo tratamiento

Young homosexual couple expecting a baby

Mujeres con ausencia de útero, útero con fallo de implantación, enfermedades crónicas que contraindiquen el embarazo y parejas gay son las personas que necesitan recurrir al tratamiento de vientre subrogado para lograr su sueño de ser padres. A pesar de lo que cree, sí es posible realizar este tratamiento en la Argentina.
Si bien ni la Ley N° 26.862 ni el Código Civil y Comercial hacen referencia a la gestación subrogada, el que no esté regulada no la hace ilegal. El principal problema es que el Código Civil y Comercial considera madre a quien da a luz, lo cual genera obstáculos legales a la hora de reconocer la paternidad del niño nacido. Sin embargo, es posible adentrarse en este camino sin tener que padecer la incertidumbre de la decisión de un juez luego del nacimiento del niño. Lo mejor es realizar todas las acciones legales antes de iniciar el tratamiento, presentándose previamente ante un juez con los consentimientos informados firmados por todas las partes, donde se establece quiénes son los padres del futuro niño y presentan la voluntad procreacional, y quién únicamente está prestando su vientre. Por supuesto que de todas formas se deberá obtener la autorización judicial pero podrán iniciar el tratamiento sabiendo que luego del nacimiento su mayor preocupación será disfrutar de su hijo.

Gestación por sustitución en 4 pasos

Si bien es un proceso largo y que conlleva superar muchos obstáculos, podemos simplificarlo en 4 pasos:
1. Una vez que los pacientes tienen la indicación médica, Elegirán a la mujer gestante. Será evaluada para verificar si está apta para recibir el embrión.
2. Luego todas las partes deberán firmar un consentimiento previo, informado y libre para establecer quiénes tienen la voluntad procreacional y quién solo está prestando su vientre para la gestación.
3. La pareja en cuestión junto a un abogado presentarán dichos documentos ante un juez para que notifique la situación y que no quede lugar a duda sobre quiénes serán los padres del bebé.
4. Con la aprobación del juez se puede dar inicio al proceso en la clínica. Todos los involucrados tendrán que asistir a consultas con un especialista de Apoyo Psicológico, quien es el responsable de verificar que todos están aptos para el inicio del tratamiento médico.
o En las parejas heterosexuales, consiste en la misma preparación que se realizaría en una Fecundación In Vitro, con la estimulación ovárica de la mujer por 10-12 días seguida de una punción para extraer los ovocitos. En el momento de la punción se toma la muestra de semen de la pareja para fecundar los ovocitos en el laboratorio y formar los embriones. La mujer gestante realizará un tratamiento en paralelo para preparar el endometrio previo a la transferencia embrionaria. A los 14 días de la transferencia, mediante un análisis de sangre podemos determinar si la mujer está embarazada.
o En los casos de parejas homosexuales de mujeres, podrán realizar el mismo tratamiento recurriendo a un banco de semen.
o Una pareja de dos varones necesitará a una donante de óvulos que no podrá ser la mujer gestante.
Es importante saber que este tratamiento es posible realizarlo en Argentina y vivir los 9 meses de embarazo y que no es necesario viajar a otros países para ser padres.