junio 4, 2020

Aspectos esenciales en el camino de la reproducción asistida en IVI

Por el Comité editorial de IVI Buenos Aires

Desde hace 30 años en IVI ayudamos a personas con problemas de fertilidad, de la mano de un equipo de profesionales especializados, comprometidos en ofrecer la mejor atención y acompañamiento en este camino que sabemos, muchas veces se puede volver complejo y agotador, pero que al final da su recompensa.

Queremos aprovechar el Mes de la Fertilidad para reafirmar nuestro compromiso con todos aquellos que persiguen el sueño de ser padres y formar su propia familia. De mantenerlos en el centro de nuestra actividad, brindándoles atención integral, lo más innovador en tecnología y técnicas, para lograr altas tasas de éxito que se vean reflejadas en nuevas familias.

Muchos han sido los desafíos durante estos años, y más recientemente, la pandemia que se ha presentado, cambiando nuestros estilos y forma de vida. Seguimos trabajando, cerca de cada uno de nuestros pacientes, brindándoles atención remota, ofreciendo seguimiento personalizado para darle respuestas según sus necesidades y diagnósticos. En fin, ni la pandemia nos ha detenido de hacer lo que mejor sabemos: ayudarlos a tener una gestación exitosa y un bebé sano.

Para llevar a cabo una actividad por 30 años y que sigue activa, nos hemos apoyado en aspectos fundamentales y que nos caracterizan para decir que IVI es donde nace la vida.

Seguridad en todo momento

La seguridad en todos nuestros espacios, áreas de quirófano y laboratorios es un asunto primordial. Ante la actual situación a causa de la pandemia, sigue siendo nuestra prioridad proteger a nuestros pacientes y equipo de colaboradores, tomando medidas para asegurar la diminución de contagios por el nuevo coronavirus.

En este sentido, estas normas nos ayudan a cuidar a nuestros pacientes y equipo de colaboradores durante su estancia en nuestro centro. Hablamos del refuerzo de la higienización y acondicionamiento nuestros espacios físicos para garantizar el distanciamiento social. Hemos aplicado medidas de protección personal, como el uso de gorro, guantes y barbijos quirúrgicos. Y seguimos cerca de nuestros pacientes a través de canales que garanticen la seguridad de todos, como consultas por videollamadas.

De acuerdo al protocolo ya establecido en nuestras áreas de quirófano y laboratorio, las muestras y pacientes son considerados como potencialmente infecciosos, garantizando el seguimiento de estrictas medidas de seguridad.

Asimismo, hemos incorporado cambios que nos protegen a todos, como: espaciar el tiempo entre cada procedimiento en quirófano, con el fin de permitir el distanciamiento entre los pacientes; restringir el personal de quirófano y de laboratorio en cada procedimiento para evitar aglomeraciones; reforzar las medidas de asepsia, higiene y protección personal, tanto en los pacientes que ingresan al quirófano como de todo nuestro personal.

De vuelta a la actividad de rutina, aseguramos el control de las muestras dentro del laboratorio con el apoyo de un testigo manual en cada etapa del proceso. Con esto, no solo queda registrado por el operador que está realizando el procedimiento, que dichas muestras han sido debidamente controladas, sino que es reconfirmado por una segunda persona, en calidad de testigo. Todo el proceso queda asentado físicamente en un formulario, así como en nuestro sistema digital.

Luego, cada soporte que almacena un embrión es identificado con un rótulo que contiene todos sus datos. Este es mostrado a la paciente antes de llevar a cabo la transferencia, para que verifique que le corresponde, de esta forma complementamos el protocolo del testigo manual y aseguramos el proceso.

Pero, como además nuestros pacientes son el centro de nuestra actividad, también contamos con políticas que nos ayuden a asegurar un embarazo a término y un bebé totalmente sano. Con la ayuda de la investigación, que ha permitido generar un mayor número de embriones y de mejor calidad, desde hace más de tres años, cada transfer realizado en IVI Buenos Aires es de un único embrión en estado de blastocito y, en lo posible, genéticamente sano. De esta manera evitamos los riesgos del embarazo múltiple, tanto para la madre como para el bebé, que incluyen mayor posibilidad de cesárea, parto prematuro, peso bajo al nacer, etc.

Otro aspecto fundamental para lograr un embarazo a término y una descendencia sana, es prevenir las enfermedades genéticas. Cuando la indicación es un tratamiento de Ovodonación y la paciente tiene pareja masculina, resulta de gran importancia analizar la compatibilidad entre la donante y el varón; con el fin de reducir el riesgo de transmitir una enfermedad genética al bebé.

El Test de Compatibilidad Genética es nuestra herramienta para esta evaluación, pues permite detectar hasta 600 enfermedades. Al realizarlo nos aseguramos que la donante es la idónea para garantizar el embarazo a término y que tengas un bebé sano en casa.

Trabajamos para lograr lo imposible

Sabemos que el camino de la reproducción asistida puede ser muy complicado, puede llevar a perder la paciencia y la motivación. No siempre se logra en el primer intento, pero eso no significa que sea un sueño inalcanzable, solo que, por el momento el objetivo no se ha logrado.

En todos estos años en IVI hemos sido testigos de historias motivadoras, de pacientes que tras años de espera y tratamientos, finalmente lo han logrado, sin importar cuántos tratamientos hayan realizado o sus antecedentes. Ellas han representado para nuestro grupo una tasa de embarazo media superior al 50%. Es decir, no importa el historial previo o la complejidad de los tratamientos anteriores, nuestras pacientes lograrán el embarazo.

Sabemos que cada intento lleva consigo una carga emocional importante, por eso el esmero de nuestro equipo por lograr lo imposible, para ayudarlas a lograr una gestación sana y un bebé saludable en la menor cantidad de intentos, en la medida de las posibilidades de cada caso.

Tasas de éxito respaldadas por la investigación científica

Uno de los pilares de IVI es la investigación constante y la difusión del conocimiento. Estamos comprometidos con la preparación de los futuros profesionales para mejorar la práctica clínica diaria y brindarles las mejores soluciones a nuestros pacientes.

Esta preparación además conlleva a la búsqueda de la innovación, base para la mejora de los resultados clínicos. Para ello, promovemos la docencia no solo desde nuestros propios centros de investigación ubicados en varios lugares del mundo, entre los que se incluyen Valencia, Madrid, New Jersey y Oxford, sino también en nuestra clínica ubicada en Buenos Aires.

Este compromiso con la mejora continua y la calidad, sustentada por la investigación, se ve reflejado en nuestras tasas de éxito, que son auditadas por una tercera empresa independiente.

En IVI Buenos Aires, las tasas de éxito acumulada a tres intentos de FIV se sitúa en torno al 80%. Por su lado, en el caso de Ovodonación sobrepasa el 90%.

Tasas de éxito IVI Buenos Aires

Enfocados en el tiempo de nuestras pacientes

El tiempo es clave en la fertilidad, especialmente en el caso de las mujeres, en quienes a partir de los 35 años empieza a disminuir drásticamente la calidad y cantidad de sus óvulos. Por ello, la evaluación principal en el primer encuentro con nuestros especialistas será la reserva ovárica de la mujer, junto con los estudios de su pareja, si la tiene.

Estos indicadores definirán el tratamiento y pasos a seguir en el camino que los lleve a la meta. Si la reserva ovárica se encuentra comprometida, nuestro equipo le dará prioridad para iniciar el tratamiento lo más pronto posible, entendiendo que el tiempo es clave para algunas pacientes y que la espera puede ser contraproducente.

Pero la idea es trabajar desde la prevención, por eso apoyados en la investigación, fuimos pioneros en la aplicación de la criopreservación de óvulos. Dicha técnica ha representado un gran avance en el empoderamiento de la mujer, ya que brinda la oportunidad a todas aquellas que desean ser madres en un futuro de elegir el momento más adecuado para iniciar su maternidad, sin verse presionadas por el paso del tiempo, ni comprometer la calidad de sus óvulos.

Nuestro equipo de investigadores no para de buscar soluciones innovadoras, actualmente se encuentran trabajando en un proyecto destinado a evitar el deterioro progresivo de los telómeros (los extremos de los cromosomas que son indicadores del envejecimiento), a través del uso de una medicación específica. Este trabajo podría ayudar a pacientes con patologías definidas, como aquellas con baja reserva ovárica, otorgando una solución para ovarios afectados por el paso del tiempo.

Sabemos que el diagnóstico de infertilidad puede ser difícil de procesar. Ante la dificultad de concebir se abre un nuevo mundo de dudas e incertidumbre, pero queremos hacerte saber que nuestro equipo está preparado para acompañarte con las mejores herramientas y sustento científico. Porque estamos comprometidos con ayudarte y queremos sumar tu bebé a los 200.000 niños que ya han nacido gracias a las técnicas que aplicamos.

Solicita información sin compromiso:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Volver arribaarrow_drop_up