febrero 4, 2021

¿Se puede tener cáncer durante el embarazo?

¿Se puede tener cáncer durante el embarazo?

Por el Comité editorial de IVI Buenos Aires

Si bien no son muy comunes, es probable que puedan generarse tumores durante el período de gestación. Los cánceres más frecuentes durante el embarazo son el de mama, el de cuello uterino, linfoma y melanoma.

Seguramente luego de leer que es posible tener cáncer durante el embarazo, la siguiente pregunta sea ¿está en riesgo el bebé? Hay tratamientos seguros para el embarazo que dependen del tipo y grado de cáncer que tenga cada mujer, y también de su estado de salud en general. Estudios científicos demuestran que la mayoría de los cánceres no afectan al feto. Sin embargo, es sumamente importante consultar con los médicos oncólogos y obstetras quienes realizarán un seguimiento exhaustivo tanto de la salud de la madre como del futuro bebé.

Se considera cáncer asociado al embarazo a los tumores malignos diagnosticados durante la gestación y al cáncer después del embarazo hasta un año después del parto. Una vez que una mujer embarazada recibe el diagnóstico de cáncer es importante que tenga contención psicológica dado que es un panorama abrumador y difícil de procesar.

¿Qué factores de riesgo pueden provocar un cáncer durante el embarazo?

Los factores de riesgo van a depender del tipo de cáncer: los más frecuentes durante el embarazo son el de cuello uterino y el de mamá. A continuación, detallamos cuáles son los factores que pueden predisponer a estos tipos de cánceres durante el embarazo.

En el caso del cáncer de cuello uterino, aquellas mujeres que han tenido tres o más hijos tienen más riesgo de padecer este tipo de cáncer. Esto podría ser por estar más expuestas a una infección por VPH (Papiloma Virus Humano, infección necesaria para que se genere el cáncer de cuello). Asu vez, según estudios científicos, es probable que los cambios hormonales que tienen las mujeres durante el embarazo puedan provocarles cierta susceptibilidad a infectarse con este virus. Asimismo, aquellas mujeres que fueron madres a los 20 años o antes, son más propensas a padecer este cáncer que quienes tuvieron su primer embarazo a los 25 años o después.

Con respecto al cáncer de mama, el cual tiene una incidencia de 1 de cada 3.000 embarazadas, es más frecuente en mujeres entre 32 y 38 años de edad. El diagnóstico de este cáncer durante el embarazo suele ser tardío, principalmente porque los primeros síntomas son similares a cambios en las mamas que se producen en el embarazo: sensibilidad en las mismas y presencia de pequeños bultos. En este sentido, la Dra. Natalia Fernández Peri, directora médica de IVI Buenos Aires explica: “Es importante que, en los controles prenatales y posnatales, las mujeres continúen con los exámenes mamarios de rutina para poder detectar el cáncer durante el embarazo o la lactancia, además de que deben realizarse el autoexamen de mamas. Hay que pensar que el examen mamario realizado en la consulta ginecológica es una vez por año y en casa tenemos la oportunidad diaria de hacerlo”.

¿Es posible tener un hijo luego de haber tenido cáncer?

Cuando a una mujer en edad fértil se le diagnostica cáncer y, por consiguiente, se le explica que puede ver afectada su fertilidad en el futuro, también es necesario que sepa que si en un futuro desea ser madre, puede intentarlo. La Dra. Natalia agrega: “en IVI Buenos Aires recomendamos a estas mujeres que en el momento que sepan su diagnóstico, consulten con su médico oncólogo y con profesionales de Medicina Reproductiva para preservar su fertilidad antes de comenzar con el tratamiento oncológico. Así, una vez recuperadas pueden utilizar sus óvulos para un tratamiento de Reproducción Asistida.”

En nuestro centro contamos con la última tecnología en vitrificación de ovocitos para que las mujeres puedan preservar su fertilidad e intentar ser madres en el futuro. Para que a una paciente con cáncer se le indique este tratamiento es necesario que se tengan en cuenta distintos aspectos relevantes y que el oncólogo autorice el procedimiento. Estos factores son la edad, función ovárica, reserva folicular, tipo de patología oncológica.

En algunos casos las pacientes y sus oncólogos se preocupan por el tiempo que llevaría la preservación de ovocitos y por ende la demora en el inicio de la quimioterapia. “Hoy en día tenemos una amplia experiencia en la realización de estimulaciones ováricas con inicio en cualquier día del ciclo menstrual sin que esto afecte el resultado del ciclo de estimulación, por lo que la técnica de vitrificación podría realizarse en unos 15/20 días. Es muy poco probable que no se pueda esperar este tiempo para el inicio del tratamiento de la enfermedad de base. Claramente es el Oncólogo e que marca los tiempos del tratamiento y quien da la autorización para poder llevar a cabo la técnica”, detalla la especialista.

El pronóstico reproductivo va a variar de acuerdo a la cantidad de ovocitos que se puedan vitrificar, si bien no se puede garantizar un embarazo, sí podemos brindarles a estas pacientes la posibilidad y esperanza de intentarlo en un futuro mediante la Fecundación In Vitro de los ovocitos criopreservados.

¿Cuáles son los tratamientos para el cáncer que pueden afectar la fertilidad?

Hay ocasiones en el que el cáncer en sí no afecta la fertilidad de la mujer, sino que es el tratamiento oncológico al que deben ser sometidas el que puede causar infertilidad. En detalle estos tratamientos son los siguientes:

  • Quimioterapia: este tratamiento es muy agresivo dado que afecta todas las células del cuerpo para poder destruir a las células tumorales. Asimismo, también afecta a las células sanas en proceso de división, como por ejemplo los óvulos. El efecto secundario más probable de este tratamiento es la reducción del número de óvulos o reserva ovárica. Esto puede dificultar la concepción luego de curada la paciente.
  • Radioterapia: este tratamiento suspende la menstruación de la mujer que tarda meses o años en retornar. Aunque la mujer recupere su ciclo menstrual la fertilidad se ve reducida. Durante este tratamiento, el riesgo de que la radiación afecte al útero y a los ovarios es alta, por lo que puede causar infertilidad o esterilidad permanente.
  • Cirugía: dependiendo del tipo de cáncer y el lugar en el que esté situado, el tratamiento quirúrgico en el que se extirpa el tumor puede afectar la fertilidad de la mujer. En los casos en el que esté situado cerca de los órganos reproductivos o en ellos (ovarios, trompas de falopio, útero).

Fernández Peri señala la importancia que todas las pacientes con diagnóstico de cáncer que deseen ser madres consulten, antes de iniciar la terapia, con su médico cuáles son los efectos de éstos en su fertilidad y qué opciones hay para poder postergarla a un mejor momento. Asimismo, aquellas mujeres que están atravesando un embarazo y sienten molestias, signos que enciendan las alarmas, deben realizar sus controles de rutina e indicarles a los profesionales cuáles son dichos síntomas. Puede ser que un síntoma que se considera propio del embarazo, en realidad sea síntoma de una enfermedad tal y como lo es el cáncer.

Solicita información sin compromiso:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arribaarrow_drop_up