mayo 15, 2014

¿Cómo funciona la Fecundación In Vitro (FIV)?

Fecundacion In Vitro

La Fecundación In Vitro (FIV), es un tratamiento de fertilidad que es utilizado cuando ya se han descartado otros como la Inseminación Artificial, cuando el factor masculino es severo y la mujer presenta un factor tubárico (trompas de Falopio obstruidas).
Como el propio término indica, la fecundación in vitro consiste en la unión del óvulo con el espermatozoide en el laboratorio. Se trata de conseguir el mayor número posible de embriones aptos para poder transferir al útero materno.
Una variación en la técnica de FIV es la Inyección Intracitoplasmática de Esperamtozoides (ICSI) indicada esta última en casos de factor masculino severo, fallos de fecundación previos con FIV, fallos de tratamientos previos de Inseminación Artificial o situaciones en las que disponemos de un número limitado de ovocitos.
Los avances científicos de los últimos años tanto en la técnica como en las condiciones de los laboratorios, han favorecido el incremento de las tasas de éxito de estas dos técnicas. Los tratamientos FIV/ICSI ofrecen unas altas posibilidades de gestación, lo que los convierte en unos de los tratamientos más demandados.

Para entender mejor cómo funciona, describimos por fases en qué consiste la Fecundación In Vitro:

1- Evaluación personalizada de la paciente
El primer paso es proceder a una evaluación personalizada de cada paciente para determinar su reserva ovárica, índice de masa corporal, antecedentes personales y ginecológicos, entre otros. Todo ello orienta al ginecólogo para poder escoger el tratamiento más adecuado para cada paciente.
2- Estimulación ovárica
Se trata de la estimulación del ovario con hormonas, que inducen la formación de un mayor número de folículos, dentro de los cuales hay un ovocito. Este procedimiento es necesario para incrementar las posibilidades de éxito, ya que de forma natural la mujer sólo genera un folículo –y por tanto, un ovocito- cada ciclo menstrual. Este tratamiento trata de estimular al ovario para que produzca más ovocitos que de forma natural, y de este modo, poder llegar a obtener un mayor número de embriones.
3- Punción folicular
A través de una ecografía se comprueba que los folículos han alcanzado el tamaño adecuado, si se considera que ya hay disponibles un número adecuado de ovocitos, se programa la punción folicular 36 horas después de la administración de una inyección de hCG que induce la maduración ovocitaria final.

4- Inseminación de los ovocitos
Una vez que disponen de los ovocitos tras la realización de la punción folicular y de los espermatozoides, que normalmente se obtienen tras la recogida de una muestra de semen por parte de la pareja masculina, se procederá a la inseminación de los óvulos.
5- Cultivo embrionario en laboratorio
Los embriones resultantes tras la inseminación serán observados en el laboratorio día tras día, y serán clasificados según su morfología y capacidad de división.
Lo más frecuente es realizar la transferencia en día 3 de desarrollo embrionario (3 días después de la punción), aunque en algunas ocasiones se prolonga el cultivo hasta estadio de blastocisto (día 6 de desarrollo) para realizar una mejor selección embrionaria.
6- Transferencia embrionaria
Posteriormente se seleccionan los mejores embriones y se procede a su introducción dentro del útero materno. El procedimiento se lleva a cabo en quirófano, aunque en este caso no es preciso realizar una sedación, ya que es un proceso rápido e indoloro.
7- Vitrificación de los embriones restantes
Una vez realizada la transferencia embrionaria, se lleva a cabo la vitrificación de los embriones de buena calidad sobrantes, con el fin de poder ser transferidos en un ciclo posterior sin necesidad de estimulación ovárica. La nueva técnica de congelación rápida o vitrificación, que se realiza en IVI Buenos Aires, asegura resultados esperanzadores, ya que los embriones no se ven afectados por la misma y la tasa de gestación no declina -como ocurría con la congelación lenta o convencional- en relación a la tasa obtenida con embriones en fresco.
8- Prueba de embarazo
Aproximadamente 2 semanas después de la transferencia embrionaria, la paciente debe realizarse un test de beta-hCG en sangre para confirmar si se ha logrado la gestación.

Solicita información sin compromiso:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Volver arribaarrow_drop_up