noviembre 12, 2020

Día Mundial de la Obesidad: ¿Cómo influye el sobrepeso en los tratamientos de reproducción asistida?

Día Mundial de la Obesidad: ¿Cómo influye el sobrepeso en los tratamientos de fertilidad?

Por el Comité editorial de IVI Buenos Aires

Cada 12 de noviembre, la Organización Mundial de la Salud nos invita a reflexionar sobre los daños que generan en el organismo de las personas que sufren de sobrepeso u obesidad. Esta última se ha triplicado desde 1975 a la actualidad, alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial. En Argentina, según datos del Ministerio de Salud de la Nación*, más del 50% de la población tiene exceso de peso.

Como respuesta, la OMS elaboró en 2004 una Estrategia Mundial sobre Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud, en la que se describen las medidas necesarias para respaldar las dietas sanas y la actividad física periódica. Además, se invita a los países a adoptar políticas para promover estas dietas y aumentar el ejercicio físico en la población, con el objetivo de disminuir la obesidad.

Ahora, abordar esta temática implica conocer también los efectos en el organismo, para entender por qué es tan necesario tener un peso saludable. Tener sobrepeso u obesidad trae consecuencias en todos los sistemas que componen el cuerpo, entre ellos, el sistema reproductivo, afectando la fertilidad.

Pero primero, ¿es lo mismo hablar de sobrepeso que de obesidad?

Aunque el sobrepeso y la obesidad se definan como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud, podemos encontrar una diferencia entre ambas, que tiene que ver con lo que se conoce como índice de masa corporal (IMC).

El IMC es un indicador simple de la relación entre el peso y el talle que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos. Se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talle en metros. De esta manera, un adulto con un IMC igual o superior a 25, tiene sobrepeso. Ahora, un adulto con un IMC igual o superior a 30, sufre de obesidad.

¿Cuáles son las causas del sobrepeso y de la obesidad?

La causa fundamental es un desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas. Hay dos razones principales que podemos identificar:

1 – Un aumento en la ingesta de alimentos de alto contenido calórico.

2 – Un descenso en la actividad física debido a la naturaleza cada vez más sedentaria de vida.

Los últimos datos publicados en abril del 2020 por la OMS, muestran que, a nivel mundial, un 39% de los hombres y un 40% de las mujeres tienen sobrepeso. Por otra parte, el 13% de la población adulta mundial, un 11% de los hombres y un 15% de las mujeres, son obesos.

¿Cómo influye el sobrepeso en la fertilidad?

El sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo que afectan directamente la fertilidad, tanto en las mujeres como en los hombres. La acumulación anormal o excesiva de grasa se comporta como una glándula endocrina que crea desequilibrios hormonales, generando, por ejemplo disminución de la ovulación y afectando la calidad de los óvulos, entre otras.

Hablando entonces de las consecuencias de la obesidad en el factor femenino, en primer lugar, debemos mencionar al exceso de estrógeno. Los estrógenos son las hormonas sexuales que se producen en la mujer, principalmente en los ovarios pero también en otras partes del organismo. A niveles normales, estas hormonas juegan un rol fundamental, pero cuando se encuentran en exceso generan el efecto contrario y comienzan a reaccionar como si la mujer estuviera tomando un método anticonceptivo. Esto limita sus probabilidades de quedar embarazada.

A su vez, con el aumento de peso, los ciclos de ovulación se vuelven irregulares y pueden llegar a desaparecer de forma crónica en los casos más graves. Entre otras consecuencias, podemos mencionar:

  • Menarquia: primera menstruación precoz.
  • Menopausia anticipada.
  • Ovarios poliquísticos: niveles muy elevados de hormonas.
  • Mayor riesgo de aborto.
  • Menor eficacia de las técnicas de reproducción asistida.

En este sentido, la Dra. Natalia Fernández Peri, Directora médica de IVI Buenos Aires, agrega: “Si bien es posible embarazarse teniendo obesidad, ese embarazo será de mayor riesgo. Una paciente con obesidad tiene mayor riesgo de hipertensión gestacional, retraso del crecimiento intrauterino, parto pretérmino, hipertensión y diabetes, entre otras”.

A su vez, hay un mayor riesgo de sufrir complicaciones obstétricas, aumentan las tasas de aborto y las probabilidades de tener un parto prematuro.

Por otro lado, los hijos de madres obesas corren mayores riesgos de padecer defectos congénitos y nacer con un peso alto. Además, es un factor de riesgo importante para las enfermedades crónicas, como la enfermedad cardiovascular, el síndrome metabólico y la diabetes tipo II.

Al igual que las mujeres, no todos los hombres con sobrepeso u obesidad son infértiles, pero el peso influye significativamente en la calidad seminal y en la función eréctil.

Los hombres con obesidad pueden padecer cambios en los niveles de testosterona y otras hormonas importantes para la reproducción. A su vez, es más probable que tengan una reducción y baja movilidad de los espermatozoides. Por estos motivos, es importante que tengan un peso saludable para normalizar estos niveles y tener mayores probabilidades de lograr un embarazo.

¿Por qué es tan importante tener un peso saludable a la hora de comenzar un tratamiento de reproducción asistida?

Es fundamental tener en cuenta que un IMC elevado es un factor de riesgo de enfermedades no transmisibles, que se transforman en obstáculos que pueden influir de manera negativa, a la hora de encarar un procedimiento de reproducción asistida.

En relación a esto, la doctora explica: “Ya está demostrado científicamente que las pacientes obesas responden peor a la estimulación ovárica y tienen menores tasas de implantación embrionaria, o sea sus endometrios son menos receptivos que los de personas con peso saludable”.

En cuanto a la estimulación ovárica, cabe mencionar que la obesidad provoca una menor respuesta ovárica a los fármacos empleados en la inducción a la ovulación. Esto se debe no solo a que hay un mayor volumen de distribución de los fármacos administrados, sino también al ambiente endocrino y metabólico hostil.

Obesidad y fertilidad: llegó el momento de encontrar la solución

El primer consejo para una persona que padece obesidad, y desea iniciar un tratamiento de reproducción asistida, tomando todos los recaudos necesarios, es que ordene las prioridades. Lo correcto antes de iniciar un tratamiento es bajar de peso.  “Mínimamente se requiere un descenso del 10% del peso corporal. Bajando un 10%, mejora la respuesta y los resultados”, indica la Dra. Fernández Peri.

En este sentido, lo que proponemos es modificar ciertos hábitos alimenticios e incorporar la actividad física a la vida cotidiana. También, limitar la ingesta energética procedente de grasas totales y de azúcares. Para esto, lo importante es poder aumentar el consumo de frutas y verduras, así como de legumbres, cereales integrales y frutos secos.

Realizar cualquier actividad física de manera periódica resulta esencial para todas las personas, pero más aún, para aquellos hombres y mujeres con tendencia marcada al sobrepeso y la obesidad.

Por eso, aconsejamos realizar actividades tales como caminar o trotar media hora todos los días. Por supuesto, siempre consultando previamente a un médico, que indique cuál es la actividad que puede generar el mayor bienestar para la salud de cada uno.

Algunos de los hábitos saludables que recomendamos para comenzar este proceso, no solo ayudan a la hora de comenzar un tratamiento de reproducción asistida para concretar el embarazo deseado, sino que son conductas y decisiones cotidianas que permiten llevar adelante una vida más sana, antes, durante y después del embarazo.

Beneficios de una vida saludable

Tener hábitos saludables es el primer paso para conseguir un embarazo, más allá del método elegido para lograrlo. Una buena alimentación, realizar ejercicio físico y hacerse los chequeos de salud anualmente son fundamentales para tener un organismo sano y disfrutar de una vida plena.

Llevar una vida saludable disminuye los riesgos de padecer enfermedades asociadas al sobrepeso. Esto no solo es importante para la salud de los padres, sino también para que nazca un bebé sano, que disfrute de una vida alegre en un entorno ideal para su crecimiento y desarrollo.

*https://www.argentina.gob.ar/salud/alimentacion-saludable/obesidad 

Solicita información sin compromiso:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Volver arribaarrow_drop_up