enero 15, 2015

¿Cómo se forma el embrión?

IVI

Ya sea a través de la medicina reproductiva o de forma natural, el espermatozoide fecunda al óvulo dando origen, en caso de tener un desarrollo exitoso, al embrión. En los casos en que se realiza un tratamiento de fertilidad, según el criterio médico y/o del biólogo, se puede decidir transferir el embrión en día 2, 3 o 5/6 (blastocisto). ¿Pero qué sucede en esos días?

El día a día del embrión

Embrión día 1Primer día: Luego de la unión del óvulo con el espermatozoide, la información genética de ambos se reorganiza formando un nuevo núcleo celular compuesto por 46 cromosomas. Así nace el embrión, denominado cigoto a partir de la fecundación y antes de que empiece a dividirse.

 

 

Embrión día 2Segundo día: Comienza la división celular del cigoto. Comienza a dividirse en dos células y luego cada una de ellas en otras dos hasta llegar a 4 células.

 

 

 

Embrión día 3Tercer día: Las divisiones continúan hasta alcanzar las 8 células. En este momento se evalúa la calidad de los embriones, porque no todos ellos serán capaces de desarrollarse correctamente, y se seleccionan los mejores para ser transferidos al útero materno.

 

 

Embrión día 4Cuarto día: Las divisiones aumentan el número de células y a su vez se unen entre ellas formando lo que se denomina mórula (llamado así por su parecido con una mora). Este proceso se denomina compactación celular y es fundamental para que las células establezcan conexiones entre ellas y les permita el siguiente paso fundamental en la evolución embrionaria: la formación del blastocisto.
D56Quinto/ Sexto día: Si el desarrollo es correcto, en este período el embrión debe alcanzar el estadio de blastocisto. Luego del día 4, las células se conectan entre sí y esto les permite no solo seguir dividiéndose aumentando el número de células hasta unas 100, sino que se redistribuyan en dos grupos. Un grupo de células se reparte por toda la periferia formando una esfera denominada Trofoectodermo y otras forman una masa muy compacta unida al trofoectodermo denominada Macizo Celular Interno, que dará lugar al futuro embrión.

Séptimo a décimo segundo día: Gracias a las enzimas que segrega el trofoectodermo, el endometrio estará más receptivo, por lo que el blastocisto podrá implantar quedando adherido a las paredes del útero. El embrión empezará a segregar la hormona hCG que permite la producción continua de progesterona por parte del ovario. Como consecuencia, el ciclo menstrual se interrumpe y el útero sigue preparándose para el embarazo. A partir de este momento, el saco amniótico se empezará a formar y el embrión, implantado en el endometrio, irá creciendo poco a poco.

Solicita información sin compromiso:

2 comentarios

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Volver arribaarrow_drop_up