junio 20, 2020

Día del Padre: conocé cuáles son las principales causas de infertilidad masculina y sus tratamientos

Por el Comité editorial de IVI Buenos Aires

Tu sueño de convertirte en padre puede tener muchos caminos, algunos más sencillos que otros, pero lo importante es que siempre hay opciones para llegar a esta meta. ¡Que este Día del Padre sea la antesala de todos los que vendrán!

El diagnóstico de infertilidad masculina puede tener varias causas, por eso queremos hablarte acerca de ellas para que puedas conocer sobre el tratamiento que más se adapta a vos y convertir en realidad tu deseo de paternidad.

Entre las principales causas de infertilidad masculina podemos mencionar la alteración del tracto genital que imposibilita depositar el semen en el fondo de la vagina durante el coito, los problemas de erección, las alteraciones en la producción del semen (disminución de la calidad y la cantidad del semen) y la obesidad extrema.

Infertilidad masculina: más aspectos a tener en cuenta

Además, otros factores causantes de infertilidad masculina son el varicocele (una dilatación anormal de las venas del cordón espermático que se detecta con un examen físico) y la obstrucción o un bloqueo en el tracto reproductor. Algunas veces dichas obstrucciones pueden deberse a la vasectomía, pero enfermedades causadas por traumas o infecciones también pueden obstruir el tracto.

La ingesta de algunos medicamentos también puede causar infertilidad. En algunos casos, basta con interrumpir los medicamentos para que una pareja pueda concebir.

Algunas patologías como diabetes, insuficiencia renal y hepática se suman a los factores que pueden generar dificultad para la concepción. Malos hábitos como el consumo de drogas, alcohol o tabaco, además de situaciones de estrés, también son causantes de la infertilidad en el varón.

Volviendo al último aspecto: el estrés, es muy importante no perderlo de vista, ya que, en hombres sometidos a situaciones muy traumáticas, la calidad de los espermatozoides se puede ver alterada. Incluso, las parejas sometidas a técnicas de reproducción asistida, pueden experimentar una gran carga de ansiedad y estrés, afectando su relación y tasas de éxito en los tratamientos. Por eso, la ayuda psicológica especializada es fundamental.

No debemos olvidarnos de los factores idiopáticos o desconocidos porque, a pesar de los grandes avances que se han producido en estos 42 años de historia de las técnicas de reproducción asistida -desde que en julio de 1978 naciera en Londres el primer bebé concebida por técnicas de reproducción asistida-, hay casos donde no se detecta la causa de infertilidad. Es que, todavía queda mucho por hacer y siempre se está en constante avance.

En este sentido, para detectar si alguno de estos factores está obstaculizando el logro del objetivo, existen análisis donde se testean alteraciones en el ámbito testicular, obstrucción de conductos, patologías de la próstata, alteraciones en la eyaculación o erección y alteraciones en el semen.

Para estudiar la fertilidad masculina se lleva a cabo un análisis donde se testea el número, la actividad y la forma de los espermatozoides. Un resultado idóneo para concebir es tener más de 39 millones de espermatozoides en el eyaculado con al menos 32% de espermatozoides con movimiento progresivo y al menos un 4% de formas normales. Cuando se tienen cantidades menores, la probabilidad de embarazo desciende considerablemente.

Una vez detectada la causa, el médico especialista sabrá indicar cuál es el tratamiento que debés seguir. Así, el camino a convertirse en padre tiene, por fin, su punto de partida.

Si podés soñarlo, podés lograrlo

Existen diversos tipos de tratamiento que serán indicados de acuerdo a las necesidades del paciente, su pareja y la historia clínica de ambos. Entonces, poniendo el foco en el varón, se puede recurrir a:

  • La inseminación artificial, se indica en parejas donde el hombre tiene leves defectos de la calidad seminal, o cuando hay un diagnóstico de infertilidad de origen desconocido.
    También existe la posibilidad de realizar este tratamiento con semen de donante, en caso de parejas con factor masculino grave, ante azoospermia o ausencia de espermatozoides en el semen. También, si el varón tiene enfermedades genéticas con herencia dominante y no existe la posibilidad de estudiar genéticamente a los embriones, y en el caso de parejas serodiscordantes.

La IA, es un tratamiento de baja complejidad que consiste en introducir una muestra de semen, ya sea de la pareja o de un donante, en el útero de la mujer.

Con este procedimiento aumentan las probabilidades de embarazo con respecto a una relación sexual porque la muestra de semen es tratada previamente en el laboratorio y además se estimula el ovario para controlar el crecimiento y maduración de los óvulos. Depositando la muestra tratada en el útero de la mujer, se reduce la distancia que los espermatozoides deben recorrer hasta el óvulo y la programación de la inseminación permite maximizar las posibilidades de fecundación y embarazo.

  • La fecundación in vitro, un tratamiento de reproducción asistida de alta complejidad que consiste en la unión del óvulo con un espermatozoide en el laboratorio –in vitro–, con el fin de obtener embriones de buena calidad que puedan, tras su transferencia al útero materno, dar lugar a un embarazo.
    Se recomienda realizarla cuando ha habido más de 4 intentos fallidos de inseminación artificial o cuando el factor masculino no ha permitido la recuperación de cantidad seminal adecuada para una IA.

Asimismo, este tratamiento también se puede realizar con semen de donante, en los siguientes casos:

  • Parejas con un factor masculino severo
  • Pacientes con azoospermia, que deciden no recurrir a una biopsia testicular o, que luego de dicho procedimiento, no se llegan a recuperar espermatozoides
    Fallos repetidos de fecundación con semen propio
  • Parejas con antecedentes de mala calidad embrionaria o fallo de implantación en tratamientos anteriores, cuya principal sospecha sea la causa masculina
  • En hombres portadores de una enfermedad genética que no puede ser analizada en el Diagnóstico Genético de los embriones.

Para llevar a cabo este procedimiento es necesario estimular hormonalmente a la paciente de manera controlada y obtener sus óvulos, que luego serán fecundados in vitro en el laboratorio, donde se cultivan durante unos días. Uno de esos embriones se transfiere de vuelta a la cavidad uterina y se criopreservan los restantes para un uso futuro.

  • FIV-Genetic: la FIV puede ser complementada por un estudio genético, para detectar alteraciones en el número de cromosomas de los embriones o aneuploidías (PGT-A). Gracias a este análisis, al detectar problemas cromosómicos en el embrión que se transfiere, disminuye el riesgo de aborto y aumentan las probabilidades de tener un bebé sano.

Es indicado en parejas con un factor masculino grave o cuando anteriormente han fallado tratamientos de baja complejidad. Este tratamiento puede realizarse con semen de donante, y se indica por las mismas razones de una FIV convencional.

Estamos con vos

En IVI Argentina contamos con la Unidad de Salud del Varón, donde se tratan todas las patologías relacionadas con el aparato genital, como la infertilidad masculina, reconversión de vasectomías, patología peneana, planificación familiar (vasectomías), patología testicular y patología prostática.

Entendemos la magnitud del deseo de ser padre. Es confirmar que ya no importa el obstáculo y que llegó el momento descubrir que podés con todo lo que venga. Es mirar a los ojos a la vida y sonreírle, y aprender que el mundo es un espejo que refleja lo que vos le das… Por todo esto es que estamos para ayudarte.
¡Comenzá hoy tu sueño de paternidad con nosotros!

Solicita información sin compromiso:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Volver arribaarrow_drop_up