marzo 20, 2020

Coronavirus: ¿cómo sobrellevar la ansiedad de los tratamientos de reproducción asistida?

Por el Comité editorial de IVI Buenos Aires

La pandemia decretada hace poco, correspondiente a los contagios del COVID-19, ha generado mucha angustia e incertidumbre en toda la población, sin importar edad, género o el lugar del mundo en el que se encuentre.

A todos nos ha afectado de una forma u otra, hemos tenido que adaptarnos a una nueva forma de trabajar, de ejercitarnos, de interactuar, de comunicarnos con nuestro entorno. Incluso, hemos tenido que poner una pausa en algunas áreas de nuestras vidas, esperando que la emergencia sanitaria pase.

En ese sentido, sabemos que todos los pacientes de medicina reproductiva alrededor del mundo han visto sus tratamientos suspendidos. Las asociaciones internacionales más importantes han recomendado esperar hasta que se conozca más sobre el COVID-19 antes de poder retomar la actividad.

A pesar que algunos estudios han demostrado que no hay transmisión de la madre al feto, así como tampoco mayor riesgo para las mujeres gestantes, aún son pocos los datos, como para que los especialistas se sientan 100% confiados para continuar los tratamientos.

Por esto, la cancelación de dichos tratamientos ha pasado a ser común en diversos países del mundo. Esto, debido a que han seguido las recomendaciones de organizaciones como la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología o la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva, y de las autoridades sanitarias correspondientes. Tomando como prioridad la seguridad de los pacientes, los colaboradores de las clínicas y de la sociedad en general, con el fin de disminuir la expansión del virus.

Es posible entender el panorama, y comprender que ahora la salud pública es la prioridad, pero ¿qué pasa con mi deseo? ¿cómo sobrellevo estos días sin saber cuándo podré retomar mi tratamiento? La encargada de nuestra Unidad de Apoyo Psicológico, la Lic. María Villamil nos ayuda con algunos consejos.

Me cancelaron la transferencia ¿ahora qué?

Entendemos que para nuestros pacientes el tratamiento pasa a ser el monotema. La preparación previa, las consultas, la medicación, la espera, etc., pasan a ser el centro de la vida de todos los que están en la búsqueda con la ayuda de la ciencia.

Por ello, desde IVI queremos ofrecerles el mejor acompañamiento, porque sabemos que la ansiedad es una de las mayores cargas de nuestros pacientes y que, a pesar que son momentos difíciles para todos, comprendemos que el enfoque de cada uno de ellos estaba en lograr el embarazo que, vale la pena tener presente, también es nuestro objetivo.

Pero hoy toca esperar, hoy toca ser responsables con nosotros y con los nuestros, con la salud pública, con la sociedad en general, para lograr salir de la pandemia lo más pronto posible y poder retomar nuestros proyectos. Al fin y al cabo, gestar y dar a luz de forma saludable y en un mundo mejor, forma parte del plan de todos.

Aun así, es aceptable tener sentimientos encontrados. Un poco de bronca, incertidumbre, angustia y desesperanza, frente a una nueva “pérdida”. Toca perder algo: la transferencia, el tratamiento y tantos proyectos para los próximos días. Antes fue el duelo por perder la manera de concebir de forma natural. Hoy es: ¿cuánto tiempo más vamos a seguir perdiendo?

Ante esta pregunta, es difícil la respuesta, porque está fuera de nuestro control. Todo depende de la evolución de la pandemia, de la disminución de los casos, de la conciencia de la población, entre otros aspectos.

Todo este escenario a simple viste parecería muy negativo, pero si indagamos más a fondo, es una oportunidad para prepararse de mejor manera para el tratamiento. Para cuidar el cuerpo y la mente, para rebajar esos kilitos demás, o mejorar el ambiente hormonal. En fin, para consentirnos un poco, bajar los niveles de ansiedad y llenarse de energías positivas para lo que, de seguro, van a ser mejores días.

Sobrellevar una beta negativa en tiempos de cuarentena

Si has recibido una beta negativa, probablemente la carga será mayor. No solo toca transitar el duelo, sino comprender que viene una cantidad de tiempo incierto para el próximo tratamiento.

En este sentido, es importante tener en cuenta que ese resultado, no significa que ya no podrás a ser mamá, sino que en este intento no se ha podido lograr el objetivo.

La idea es tomar un tiempo para asimilar la noticia, evitar juicios o culpas, expresar emociones, buscar herramientas psicológicas y/o acompañamiento para transitar el duelo.

Cuando te sientas preparada, tomate un momento para charlar con el especialista para conocer las alternativas y pasos a seguir. Si la decisión es intentarlo de nuevo, podés ver estos días como una oportunidad para mejorar lo que haga falta para que la próxima oportunidad venga con mayores posibilidades.

El aislamiento preventivo puede traer mayores beneficios de los que pensamos, si lo afrontamos desde otro lugar. Un lugar para conectar con nosotros mismos, con nuestro cuidado, con nuestros afectos y con una nueva planificación.

Cuando la ansiedad ataca

Al principio no entendíamos muy bien al coronavirus. Luego, empezaron a llegar las noticias, los síntomas, países en emergencia sanitaria. El número de contagios en aumento, la salud pública en riesgo y las medidas tomadas por los gobiernos para la protección de los ciudadanos.

Y en este vaivén, la noticia de tener que pausar el tratamiento, el transfer o reprogramar la consulta. No poder ver al médico cara a cara, cambiar la fecha… Esperar.

“La ansiedad vuelve o sigue rigiendo el psiquismo. La ansiedad es un sentimiento que tiene su base en la emoción del miedo y la preocupación excesiva. Este miedo tiene que ver con la incertidumbre. Lo que más atemoriza es no saber qué es lo que va a pasar.” Explica Villamil.

Ante todo, este contexto, “la anticipación a la situación de peligro genera la ilusión de control, pero de esta manera, la ansiedad viene reforzada”, agrega nuestra psicóloga.

Por más difícil que parezca ahora, debemos confiar que superaremos esta etapa, y que podremos retomar todas esas áreas que quedaron pausadas por la expansión del nuevo coronavirus. Mientras tanto, cuidar de nuestros cuerpos, de nuestra alimentación y de nuestras emociones debe ser la prioridad.

Sugerencias para manejar la ansiedad

Hemos visto que nuestras rutinas han cambiado, ahora nos “encontramos” en lugares distintos, la tecnología ha ayudado a eso. Nos planteamos el día a día de otra forma, nuevas costumbres, nuevos canales de comunicación, nuevas actividades.

Ante estos nuevos escenarios, es “clave buscar momentos para encontrarnos y volver a esos espacios que solíamos tener, dónde nos solíamos encontrar”. No perder el sentido del presente y del yo, para sobre llevar esta situación que puede ser abrumadora para cualquiera.

Villamil recomienda, estar atentos a las emociones y sentimientos que vamos transitando: “unos de los ejercicios que estoy haciendo con mis pacientes, es el de reconocer qué emociones fueron apareciendo a lo largo del día y qué fue lo que las disparó. Qué pensamientos activan esas emociones. De esta manera, las vamos a aceptar y hecho el trabajo, bajará nuestra ansiedad”.

A su vez, establecer una dinámica de cuidado de sí mismo ante la situación actual es fundamental. Nuestra protección ante el ambiente, de nuestra salud y emociones, es el plan que debemos seguir al pie de la letra.

Para ello, la Lic. Villamil sugiere lo siguiente:

  • Buscar información confiable y no saturarnos. Asimismo, evitar ver noticias durante la noche
  • Disfrutar el presente y de las pequeñas cosas que pueden apreciarse en un día
  • Elaborar una rutina sin exigencias: podés armar una lista de las cosas que querés/tenés que hacer en el día. Lo que cada uno decida va a estar bien.
  • No compararnos con otros
  • Realizar actividad física y/o actividades que generen placer y que ayuden a relajarse
  • Ser compasivos con nosotros mismos: lo están haciendo lo mejor que pueden
  • Recordemos que es un estado transitorio. Todo va a volver a la normalidad
  • Es momento de cuidar nuestro cuerpo y emociones con responsabilidad.

Es importante recordar que, para todos, esta pandemia representa una coyuntura. Las consecuencias son a escala mundial y todos nos veremos afectados. Si tu tratamiento ha sido reprogramado, tomalo como una oportunidad para cuidar de vos y prepararte mejor.

No pierdas el contacto con tu médico, hoy la tecnología ayuda para que podamos seguir conectados a pesar de la distancia o de no poder movernos de casa. En IVI te ofrecemos consultas por videollamada, donde podés consultar, ya sea si querés un primer acercamiento a la medicina reproductiva, como si necesitás seguimiento a tu caso o si ya sos paciente.

Estamos trabajando para que todo salga de la mejor manera. Nuestro equipo está a tu disposición para acompañarte y brindarte toda la información y retomar con la mejor de las energías cuando todo esto haya pasado. “Queremos cuidarlos más que nunca. Confíen en las decisiones de los médicos. Esto va a terminar. Nosotros también deseamos que logren el embarazo”, concluye Villamil.

Mientras tanto, #QuedateEnCasa que #JuntosSaldremosDeEsto

 

Solicita información sin compromiso:

1 comentario

Volver arribaarrow_drop_up