agosto 8, 2015

DONACIÓN DE GAMETOS, UN TEMA TABÚ

Aceptar que uno tiene problemas para concebir es un paso gigante para lograr el sueño de ser padres. Pero aceptar que para lograrlo se necesitan los gametos de una tercer persona, requiere de un tiempo de asimilación en donde un psicólogo puede ayudar a la mujer soltera o a la pareja a darse cuenta si puede o no emocionalmente llevar a cabo un tratamiento con donación de gametos.
Un estudio presentado por la Dra. Diana Guerra, psicóloga de IVI Barcelona, demuestra que dicho proceso de aceptación difiere entre mujeres solteras, que no tienen problemas reproductivos pero precisan de gametos masculinos para ser madres y parejas heterosexuales con infertilidad médica en donde a la mujer se le indica un tratamiento por ovodonación.

“En IVI Buenos Aires notamos que la situación es similar para las mujeres solteras, ya que al momento de consultar con un especialista en fertilidad ya han aceptado su situación y colocan su necesidad de ser madre por encima de cualquier prejuicio” explica la Licenciada María Villamil, psicóloga de IVI Buenos Aires. El hecho de elegir ser madres solteras, ayuda a la hora de encarar un tratamiento de reproducción asistida que necesite de donación de gametos.

¿Qué sucede con las pacientes que deben realizar ovodonación?

Los motivos por lo que una pareja acude a tratamiento de donación de gametos pueden ser muy variados. Hay parejas que se les indica la ovodonación luego de varios ciclos fallidos con ovocitos propios y otras que se ven obligados a recurrir desde el principio a esta técnica por tener la mujer una menopausia precoz. En cualquier caso, no hay duda que es una situación que genera un alto grado de sufrimiento en la pareja y genera grandes dificultades a la hora de tomar la decisión de iniciar el tratamiento.
Dada la importancia que tiene para la pareja el tratamiento con donación de gametos, es fundamental que tengan sesiones con un psicólogo especialista en reproducción asistida en la que se trabajen temas relevantes a la situación. Para la posterior aceptación del tratamiento y, en el mejor de los casos, del embarazo y la paternidad, es muy importante que ésta sea una decisión bien pensada y meditada. El objetivo principal de los encuentros con el psicólogo es determinar si la ovodonación es una opción válida y tolerable para la pareja y si aceptarán bien una donación en sus planteamientos de paternidad.
La falta de información respecto a la donación de gametos puede hacer la experiencia más complicada para los pacientes que precisan este tipo de tratamientos, ya que potencia algunas preocupaciones y miedos como los relativos a la salud personal, la procedencia y rasgos físicos y psicológicos del donante, la percepción que puedan tener la familia y amigos del proceso, así como el temor al no parecido con los padres, o la decisión de revelar o no el origen de la concepción entre otros. Por ese motivo también es esencial que el médico en la consulta disipe todas las dudas que pueda tener la pareja para facilitar el proceso.

Solicita información sin compromiso:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Volver arribaarrow_drop_up