octubre 19, 2018

El cáncer de mama y la fertilidad

Actualmente, en Argentina, el cáncer de mama es el más frecuente en la mujer. 1 de cada 8 mujeres que llegue a los 80 años, tendrá cáncer de mama, con un diagnóstico a tiempo el 95% de los casos son curables.

El Dr. Fernando Neuspiller, director de IVI Buenos Aires, confirma que el cáncer de mama es el más frecuente también en aquellas pacientes que buscan preservar su fertilidad, por motivos oncologicos.

Afortunadamente se pueden tomar diversas medidas que tienden a disminuir su incidencia, o bien a realizar diagnósticos en estadios más precoces, lo cual permite mejorar la perspectiva de vida de las pacientes.

Existen medidas de prevención básicas como el control ginecológico anual que debe hacer la paciente, así como la ecografía mamaria y la mamografía, indicadas dependiendo la edad de la misma y el momento en el que corresponda.

“Durante la consulta médica es importante tener en cuenta los antecedentes familiares de la paciente. En casos en los que haya alguno, se puede recomendar asesoramiento genético. A su vez, se aconseja que este tipo de pacientes comience a realizar los estudios de control 10 años antes de la edad en que su familiar fue diagnosticado.” Confirma Bárbara Lotti, doctora especialista en Reproducción Asistida de IVI Buenos Aires.

La importancia del Autoexamen para el Cáncer de mama

El autoexamen mamario es una medida útil que pueden llevar a cabo las mujeres, para el cual es necesario contemplar que los cambios hormonales vividos a lo largo del ciclo causan modificaciones a nivel mamario.

Esta revisión debe llevarse a cabo una vez por mes y siempre debe realizarse en la misma fase del ciclo, para evitar las diferencias hormonales.

Para efectuar un autoexamen se deben observar las mamas, para identificar posibles diferencias, alteraciones en contornos o en la piel. Al momento de llevarlo a cabo puede estar frente a un espejo: con los brazos caídos a ambos lados, con manos apoyadas en la cintura o con los brazos elevados arriba de la cabeza.

Para poder palpar, se debe estar acostada o parada, con una mano en la nuca y explorando con la mano libre el lado contrario. Esto debe ser realizado de ambos lados. Con la yema de los dedos de la mano contraria presionar trazando círculos alrededor de la mama, empezando desde lo más alejado del pezón hacia él, en sentido de las agujas del reloj.

No olvidar, en la misma posición, palpar la axila de la mama para descartar bultos.

Síntomas y la maternidad luego del cáncer de mama

Los síntomas que pueden tener las pacientes para realizar una consulta médica están relacionados con: cambios a nivel de la piel o del complejo areola pezón y la presencia de secreción por pezón.

“Hoy en día, gracias al avance tecnológico, mediante la técnica de diagnóstico por imagen, uno puede hacer diagnóstico más precoz cuando la paciente aún no presenta síntomas y esto permite una mejor propuesta terapéutica y sobrevida libre de enfermedad.” asegura la Dra. Lotti.

Las pacientes que se diagnostican en estadios precoces y son jóvenes, atraviesan tratamientos que incluyen quimioterapia y tienden a comprometer la fertilidad. Existen distintas opciones para que una mujer pueda planificar su familia y tener hijos después de la enfermedad, es por eso que es fundamental el asesoramiento de las pacientes, sobre la posibilidad de preservar su fertilidad a través de la vitrificación, previo al inicio del tratamiento quimioterapico. La preservación de la fertilidad, en pacientes oncológicas, siempre debe hacerse con el consentimiento del oncólogo.

#IVIPreservaTuFertilidad

La vitrificación de ovocitos es actualmente la opción más viable para la preservación de la fertilidad en mujeres que deben someterse a tratamientos de quimio o radioterapia. Las pacientes deben autoadministrarse medicación para estimulación ovárica. Luego de 10-12 días aproximadamente, cuando el médico especialista confirme que el número y tamaño de los folículos es el adecuado, se programa la punción folicular. Luego de la punción, los ovocitos maduros son criopreservados llevándolos a -196° C, para de esta manera poder ser usados en un futuro una vez que la paciente haya superado la enfermedad. . Es importante destacar que la técnica conlleva una medicación, específica para pacientes oncológicas que no incide en el tratamiento ni evolución de la enfermedad.

En caso de observar algunos de los síntomas anteriormente mencionado, visitá inmediatamente a tu medico de referencia

Solicita información sin compromiso:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Volver arribaarrow_drop_up