marzo 8, 2020

El empoderamiento femenino y la maternidad

Por el Comité editorial de IVI Buenos Aires

En el mes de marzo conmemoramos el Día Internacional de la Mujer, una oportunidad para hacer foco de debate en todos los logros y victorias obtenidas durante un arduo camino recorrido por mujeres de todo el mundo en búsqueda de conquistar derechos de igualdad, respeto e integridad. 

El empoderamiento femenino tiene que ver con conceptos como la sororidad, la fortaleza, la lucha y el derribamiento de muros construidos de prejuicios, estereotipos y violencia. Dentro de todas las batallas que se han dado (y aún se sostienen), el concepto de maternidad es uno de los más importantes. En el marco de la reciente conmemoración del Día Internacional de la Mujer, resulta inevitable no reflexionar al respecto. 

Los paradigmas en torno a la maternidad en tiempos pre y post feministas

El feminismo es un movimiento que nuclea luchas vinculadas a lo cultural, político, social y educativo. Muchas personas creen que es algo relacionado a la actualidad, sin embargo se trata de una corriente que lleva muchos años en vigencia logrando diferentes conquistas.

Algunas de ellas son el acceso a la educación, el derecho al voto, al trabajo, la igualdad ante la ley y los derechos reproductivos, sobre los cuales se fundamentan teorías completas sobre perspectiva de género y noción de maternidad. 

Naturalmente, la mujer fue considerada un ser social reproductivo, cuyos fines dentro de una familia eran únicamente gestar a un bebé, criarlo (en paralelo al desarrollo de sus ocupaciones dentro del hogar), y asegurarse de que ese hijo se inserte en la sociedad adecuadamente según los parámetros de su época.

Esta gran labor la mantendría ocupada para desarrollar otras actividades como estudiar una carrera en la universidad, desempeñarse en un trabajo y escalar puestos dentro de una organización, cumplir sueños como viajes por el mundo o nuevos horizontes de realización personal.

Los movimientos feministas se han ocupado de demostrar que las mujeres no necesariamente deben ver la maternidad como una ocupación ineludible, sino que pueden transitarla con libertad, explorando los modos que le proporcionen comodidad y, sobre todo, plenitud, de eso se trata el empoderamiento femenino. 

Lo mismo aplica a la asociación obligatoria del concepto de maternidad con el de pareja heterosexual. Que una mujer decida ser madre soltera”, o encare la maternidad junto a una pareja homosexual, es una realidad natural y libre gracias a las conquistas del feminismo y su visibilización. 

¿Qué son los TRA y por qué revolucionaron el concepto de maternidad?

En este contexto, poder visibilizar la posibilidad de una maternidad diferente a la de los paradigmas pre-feminismo, es un hecho gracias a las tecnologías que permiten que un embarazo se produzca sin la presencia obligatoria de una pareja heterosexual para la mujer. 

Los TRA (Tratamientos de Reproducción Asistida), son una serie de técnicas especializadas para generar un embarazo, dentro de las que se encuentran la Inseminación Artificial, Fecundación In Vitro, Vitrificación de Ovocitos, Bancos de Semen, y otros. 

Su descubrimiento y desarrollo paulatino, y la apuesta que las clínicas y médicos especialistas han decidido realizar sobre ellos para investigar y arribar a una evolución constante y nuevas técnicas de vanguardia, han revolucionado el concepto de maternidad brindando un enfoque diferente del rol femenino y de sus posibilidades.

Las conquistas sociales son elementales en todo proceso de cambio y revolución, si están acompañadas por los soportes tecnológicos que hacen tangibles los frutos de esas batallas ganadas.

La vitrificación de ovocitos, una revolución del siglo XXI

Hoy en día, el empoderamiento de la mujer, las aspiraciones profesionales, el ritmo de vida o el simple hecho de no haber encontrado la pareja indicada, hacen que las mujeres decidan postergar la maternidad. Socialmente, una mujer de entre 35 y 40 años es considerada joven, pero biológicamente no es así. Es que la fertilidad de la mujer es limitada y a partir de los 35 años desciende de forma muy marcada, tanto en número como en calidad de los óvulos. Es un proceso biológico sobre el que, actualmente, no podemos actuar. 

Por eso, a través de la vitrificación de ovocitos, las mujeres tienen la oportunidad de elegir cuándo ser madre. Si una mujer decide preservar o congelar sus óvulos cuando estos son “jóvenes”, en el momento en el que decida tener un bebé, podrá utilizarlos y así tener las mismas probabilidades de embarazo que hubiera tenido en el momento de la preservación.

El tratamiento de preservación de la fertilidad consiste en la obtención y conservación de los óvulos para su uso futuro, y así decidir el momento adecuado para el embarazo. Esta conservación es posible gracias a la técnica de la vitrificación, una forma específica de congelación de los óvulos en la que se conservan en nitrógeno a -196ºC, manteniendo intactas sus características del momento en el que se criopreservaron.

Es importante destacar que la principal ventaja de la vitrificación de ovocitos respecto a la congelación tradicional, es que no se forman cristales de hielo que dañan al óvulo. En este sentido, alrededor del 97% sobreviven al proceso. Además, se obtienen los mismos resultados clínicos que con los ovocitos en fresco.

Ahora bien, ¿en qué momento es posible concretar este tratamiento? Si bien pueden hacerlo todas las mujeres que desean postergar su maternidad, el mejor momento para preservar la fertilidad sin indicación médica es antes de los 35 años. 

Aunque la preservación de la fertilidad cobra cada vez mayor popularidad, es importante la concientización y hacer hincapié en la importancia de la edad. Es necesario incentivar a las mujeres a que preserven sus óvulos antes de los 35 años, ya que a partir de ahí su fertilidad empieza a mermar y con ella las posibilidades de éxito reproductivo.

En definitiva, la realidad de hoy es que las mujeres retrasan cada vez más la maternidad por motivos personales, sociales o laborales. Para ello, la ciencia ha evolucionado, brindándoles la oportunidad de ser madres, ahora o en futuro gracias a las diferentes técnicas de reproducción asistida, permitiéndoles elegir con libertad cómo y cuándo iniciar su familia. Una revolución no solo en la medicina, sino también en la sociedad. 

Solicita información sin compromiso:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Volver arribaarrow_drop_up