mayo 26, 2015

El tabaco y su incidencia en la fertilidad masculina y femenina

Tabaco e infertilidad

Los diferentes compuestos del tabaco, entre ellos la nicotina, están implicados en mecanismos que comprometen la fertilidad en diversos órganos, como el ovario. Esto sugiere que en las células del ovario se acumulan elementos tóxicos que generan un ambiente nocivo para el crecimiento folicular y la maduración del ovocito.
Las mujeres que fuman más de 10 cigarrillos al día tienen más dificultad para lograr un embarazo espontáneo e incluso puede adelantarse la menopausia en un mínimo de 2 años respecto de las no fumadoras. Con respecto a los tratamientos de reproducción asistida, necesitan en promedio, el doble del número de ciclos que las no fumadoras para lograr un embarazo. Precisan dosis mayores de gonadotropinas para la estimulación ovárica, los niveles de estradiol se encuentran disminuidos, se obtienen menos ovocitos, y se observa una tasa menor de fecundación y menos embriones por ciclo. Las tasas de implantación y de gestación son también menores y la tasa de aborto está incrementada en los ciclos de FIV/ ICSI.

¿Qué relación puede tener el tabaco con la fertilidad masculina?

El tabaco puede producir daño en el proceso de formación de células sexuales en el varón. Presentando una reducción del volumen seminal dependiente de la dosis en hombres fértiles fumadores, disminución en la concentración espermática, disminución en la movilidad espermática y teratozoospermia (aumento de espermatozoides anormales). Estas alteraciones parecen estar relacionadas con los efectos de estrés oxidativo, lo que parece indicar que el tabaco puede producir alteraciones del ADN, deleciones (tipo de anomalía estructural cromosómica que consiste en la pérdida de un fragmento de ADN de un cromosoma) y mutaciones. La motilidad espermática es el parámetro que más se altera, siendo proporcional a la cantidad de tabaco consumida. El efecto se produciría por encima de un consumo de 10 cigarrillos al día, de forma que en grandes fumadores se observa una reducción del 20 al 30% del volumen del eyaculado, del recuento espermático y de su motilidad. Las parejas en que el hombre fuma más de 15 cigarrillos al día tardan más en lograr un embarazo espontáneo. Se ha observado, además, un incremento en la tasa de fragmentación del ADN en muestras de semen de fumadores.

El tabaco y la gestación

El consumo de tabaco por encima del paquete diario se asocia a un mayor riesgo de gestación ectópica y en algunos estudios, a mayor riesgo de aborto. También se ha relacionado con una mayor prevalencia de parto prematuro, desprendimiento de placenta, placenta previa y muerte neonatal. Se estima que el consumo de tabaco en el embarazo sería el responsable de cerca del 18% de los casos de bajo peso al nacer, mayor riesgo de muerte súbita del lactante y mortalidad perinatal. Además, se ha asociado con mayor riesgo de alteraciones neurocognitivas, cáncer y malformaciones congénitas en la infancia.
El tabaquismo está considerado como una enfermedad crónica de carácter adictivo y recidivante, siendo la principal causa prevenible de mortalidad en el mundo occidental. Sin embargo, sus efectos sobre la fertilidad no son tan conocidos por los pacientes. Tanto el hombre como la mujer fumadora deberían ser informados de los riesgos del tabaquismo activo y pasivo, y de su relación con la fertilidad, y recibir ayuda mediante programas de salud para dejar de fumar. Dejar de fumar mejorará su salud, la posibilidad de conseguir un embarazo y el desarrollo embrionario adecuado de la descendencia.

 

 

Contenido obtenido del libro de Roberto Matorras y José Remohí, Casos clínicos de Reproducción Asistida e Infertilidad, 2015.

Solicita información sin compromiso:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Volver arribaarrow_drop_up