mayo 12, 2020

Embarazada después de los 40 : principales riesgos

Por el Comité editorial de IVI Buenos Aires

¿Embarazo después de los 40?

Hay muchas creencias alrededor de esta pregunta. “Es peligroso”, “Es muy riesgoso”, “No es recomendable”. Además, ahora se suma la preocupación común en los tiempos que corren, “¿Puedo buscar un embarazo aún con la pandemia?” En esta nota, te contamos todo sobre las posibilidades y explicamos las alternativas posibles.

En la actualidad, muchas mujeres eligen desarrollar la maternidad pasado los 30’s, por diversas razones. Las libertades femeninas son distintas a las de otras épocas. Las mujeres deciden dedicar determinados años de su vida a su carrera, viajar por el mundo, alcanzar metas personales o descubrir nuevas aventuras.

Si bien, biológicamente, la edad ideal para iniciar la maternidad es entre los 20 y 35 años, ya que se cuenta con una buena reserva ovárica y óvulos de alta calidad, un embarazo después de los 40 es posible y un sueño que puede hacerse realidad. 

Ahora, es recomendable estar debidamente informada y conocer todos los detalles. Si te sentís identificada, debés saber que existen alternativas para lograr y desarrollar una gestación sana y segura, tomando en cuenta ciertos recaudos.

Pero antes, hablemos del reloj biológico en tiempos de Covid-19

Ya sabemos que en la fertilidad femenina el tiempo es un factor clave, sobre todo luego de los 35 años, cuando la cantidad y calidad de la reserva ovárica empieza a disminuir drásticamente. Mujeres sobre los 40 años, no pueden esperar a que se supere el estado de emergencia epidemiológica para iniciar un tratamiento, pues este tiempo podría influir de forma negativa en el logro de un embarazo exitoso y el nacimiento de un bebé sano.

La OMS no ha desaconsejado la búsqueda de embarazo de forma natural, por lo cual, podría aplicarse lo mismo para los tratamientos de reproducción asistida. Por ello, los centros de reproducción en la Argentina, se encuentran ajustando sus protocolos y medidas de prevención para disminuir los contagios por Coronavirus, a medida que reactivan de forma paulatina su actividad.

Mientras se retoman todos los tratamientos, en IVI ofrecemos la posibilidad a aquellas pacientes mayores de 38 años de que puedan vitrificar sus óvulos. Esto les permitirá incrementar sus probabilidades de contar con óvulos genéticamente normales al momento en que se puedan realizar las transferencias embrionarias.

En este momento, la vitrificación también está indicada para mujeres con baja reserva ovárica, pacientes oncológicas, bajas respondedoras a la estimulación y pacientes para quienes la espera pueda generar un cuadro de ansiedad.

El tratamiento conlleva la realización de la estimulación ovárica, seguida de la punción y la vitrificación de los ovocitos con la técnica de Cryotop®. Con dicho método, los óvulos son tratados con sustancias criopotectoras y sumergidos en nitrógeno líquido a una temperatura de -196º C. Este método permite conservar los ovocitos sin límite de tiempo y, además otorga una sobrevida del 97% al momento de la desvitrificación.

A partir de los 40 años ¿hay riesgos en un embarazo?

Hay casos de mujeres que pueden quedar embarazadas naturalmente a esa edad, pero la mayoría debe recurrir a la ciencia, debido al envejecimiento ovárico natural. En este punto, resulta esencial informar que las probabilidades de lograr un embarazo de forma natural en una mujer de 40 años son de aproximadamente del 8%.

El embarazo espontáneo en la maternidad tardía implica una serie de riesgos, entre los que se encuentran mayor probabilidad de que el bebé padezca anomalías cromosómicas. Por lo tanto, aumenta la posibilidad de un aborto espontáneo.

A esto se le suma mayor riesgo de desprendimientos de placenta, sufrir diabetes gestacional o problemas de hipertensión. Es importante aclarar que estas complicaciones aumentan a partir de los 35 años, pero es aún mayor luego de los 40.

Lo ideal es acudir a un especialista en reproducción asistida luego de unos 6 meses de búsqueda sin lograr el embarazo. Al realizar el diagnóstico, el médico podrá evaluar la posibilidad de realizar la FIV, o fecundación in vitro, con los propios ovocitos de la mujer.

Para esto es necesario que la paciente cuente con una reserva ovárica que permita conseguir suficientes óvulos con el proceso de estimulación. Sin embargo, la tasa de éxito de una FIV con óvulos propios con más de 40 años es baja, debido a la disminución de la calidad genética y, en consecuencia, dar lugar a embriones no viables.

En este sentido, es muy recomendable hacer un Diagnóstico Genético Preimplantacional, también conocido como DGP o PGT – por sus siglas en inglés (Preimplantation Genetic Testing), para asegurar que el futuro feto esté sano, aumentando las tasas de éxito de gestación. Este estudio se realiza al quinto o sexto día después de la fecundación, en la etapa de blastocito del embrión. Se le realiza una biopsia, que será procesada para su análisis y estudio genético. El resultado permitirá al equipo médico elegir cuál preembrión será transferido al útero materno.

Tener presente la alternativa de la Ovodonación

Cuando la edad influye en la reserva ovárica y en la calidad de los óvulos, la ovodonación es la opción ideal. Un embarazo con óvulos donados es posible ya que el resto de aparato reproductivo femenino no envejece al mismo ritmo, es decir, que el útero aún tiene capacidad para gestar de forma satisfactoria. A su vez, las tasas de éxito logrados con ovodonación son de las más altas en los tratamientos de reproducción asistida.

Con una tasa acumulada del 97,23%, este tratamiento permite lograr la gestación en mujeres con ciclo menstrual que postergaron la decisión de tener un hijo más allá de los 40 años. Su éxito responde, entre otros aspectos, a criterios de selección de nuestras donantes, cuyas edades se encuentran dentro del rango más fértil de la mujer.

Sugerencias para un embarazo sano y seguro después de los 40

  • Es fundamental realizar un chequeo médico completo de la mujer. Si tiene pareja masculina, también es recomendable la evaluación en el varón
  • Incorporar buenos hábitos relacionados con el cuidado del peso corporal. Una alimentación balanceada y la realización de actividad física mejora el ambiente hormonal y aumenta las posibilidades de lograr el embarazo, inclusive a través de la reproducción asistida
  • El Diagnóstico Genético Preimplantacional es una gran herramienta en el logro de la gestación después de los 40. No solo incrementará la tasa de embarazo, si no que garantizará un bebé sano en casa
  • Es probable que enfrentarse a la realidad de buscar el embarazo a esta edad genere ansiedad, miedo o inseguridad, así como un duelo genético en caso que la indicación sea la ovodonación. Por ello es recomendable afrontar esta etapa con la ayuda a de un profesional de la psicología especializado en reproducción asistida, quien facilitará herramientas para sobrellevar todo el proceso de la mejor forma posible.

La medicina reproductiva evoluciona constantemente para darle respuesta a los cambios de la sociedad. Actualmente, la investigación en la medicina reproductiva ha permitido desarrollar las técnicas para ayudar a todas las mujeres que, por una razón u otra, esperaron hasta los 40 para ser madres, a ellas les decimos ¡Es posible! ¡Contás con IVI!

Solicita información sin compromiso:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Volver arribaarrow_drop_up