agosto 12, 2014

¿En qué consiste la primera visita?

IVI

Cuando aparece la sospecha de la infertilidad, tras haber pasado un año intentando cumplir vuestro sueño de ser padres sin éxito, llega el momento de acudir a la clínica de fertilidad. Un 30% de las causas de infertilidad proceden del hombre, otro 30% de la mujer, un 20% puede deberse a causas mixtas y el 20% restante a causas inexplicables que no se hayan podido identificar.

“¿Es usted paciente o ha sido paciente de una clínica IVI?” “¿Se ha sometido a algún tratamiento anterior en otro centro?” “¿Tiene pruebas realizadas que pueda aportar el día de su primera visita?” “¿Desde qué provincia nos llama?”. Tras este breve cuestionario que deberéis responder telefónicamente durante lo que sería vuestra primera toma de contacto con la clínica, se concertará una cita en la fecha que más os convenga.

Durante vuestra primera visita, cuando lleguéis a la clínica más cercana a vuestro domicilio o a aquella que hayáis elegido, os darán la bienvenida en la recepción las personas representantes del departamento de atención al paciente, que os registrarán y os acompañarán a la primera consulta para realizar la apertura de historia.

Tras este primer paso, se os llevará a la consulta médica con el ginecólogo y la enfermera. Una vez el doctor haya registrado vuestros datos clínicos (años de esterilidad, embarazos anteriores, tratamientos de reproducción asistida previos, etc.), os preguntará si habéis llevado alguna prueba médica que deseéis aportar.

En la consulta con el ginecólogo se podrá realizar, si la paciente lo desea, una ecografía vaginal y una prueba de transfer para comprobar el acceso al útero. Una vez llevados a cabo estos procedimientos, el doctor hará el diagnóstico y os entregará las pruebas que debéis realizaros.

A partir de este momento, volveréis al despacho de atención al paciente para que os entreguen el presupuesto y el resto de información y documentación sobre el centro. Con ellos podréis cerrar una nueva cita o bien dejar la fecha abierta hasta que analicéis vuestra situación.

Las pruebas necesarias para diagnosticar vuestra posible infertilidad son las siguientes:

– Historia clínica y examen físico completo de ambos miembros de la pareja.

– En concreto, en el caso de la mujer será necesario realizar un estudio hormonal basal, una ecografía y una histerosalpingografía (HSG), aunque se podrán requerir más pruebas en función de los problemas que se puedan presentar.

  • Estudio hormonal basal: análisis de sangre realizado al principio del ciclo de ovulación en el que se valoran, entre otras, las hormonas LH, FSH, progesterona y estradiol, gracias al cual se permitirá conocer el estado de la reserva ovárica.
  • Ecografía: informa sobre los posibles problemas de ovulación convirtiendo en imágenes los ecos de los ultrasonidos del organismo.
  • Histerosalpingografía (HSG): prueba radiológica que se realiza cuando finaliza el ciclo y que permite valorar, a través del cuello del útero, la normalidad de la cavidad uterina y la permeabilidad de las trompas de Falopio.

– En el caso del hombre, será necesario valorar la calidad de su semen mediante un espermiograma, prueba con la que se    estudia la concentración de espermatozoides, su movilidad y su morfología, y que permite detectar las posibles alteraciones que pueda presentar. Aunque ya se haya realizado esta prueba con anterioridad, se deberá hacer de nuevo, ya que el resultado puede variar en función del procedimiento que se utilice al analizar la muestra. Para poder realizar un espermiograma, se deberá haber estado en un periodo de abstinencia de entre 3 y 5 días de duración.

Si deseas concertar una primera visita en alguna de nuestras clínicas, puedes hacerlo llamando al teléfono gratuito 900 847 300 o directamente a través de nuestra web: https://ivi.es/

Solicita información sin compromiso:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Volver arribaarrow_drop_up