enero 27, 2021

¿Qué es el endometrio y qué función tiene en el embarazo?

¿Qué es el endometrio y qué función tiene en el embarazo?

Por el Comité editorial de IVI Buenos Aires

El endometrio es una capa mucosa que reviste el interior del útero, y tiene como finalidad recepcionar al óvulo fecundado. Además, durante el ciclo menstrual se engrosa para que el embrión se implante de forma correcta y pueda crecer adecuadamente. Responde también a los estímulos hormonales que se dan durante el ciclo femenino, creciendo con el aumento de estrógenos y madurando con la progesterona.

En cada ciclo, si el óvulo no es fecundado o no se da la implantación del embrión en el útero, la capa funcional del endometrio sufre un proceso donde se necrosa y se descama. Este proceso da lugar al sangrado que se conoce como regla o menstruación. Este proceso da paso al inicio de un nuevo ciclo menstrual, ahí la capa funcional del endometrio vuelve a generarse debido a las células que existen en la capa basal.

¿Qué capas tiene el útero?

  • La capa serosa externa se llama Perimetrio y tiene como finalidad facilitar el contacto entre el útero y los órganos abdominales adyacentes.
  • La capa intermedia es el Miometrio, es la pared muscular del útero que durante el embarazo se expande para ser un lugar propicio para el crecimiento del feto. Durante el parto se contrae para impulsar al feto fuera del útero.
  • La capa mucosa interna es el endometrio y tiene como función principal permitir la implantación del embrión y nutrirlo hasta que esté formada la placenta. Cuando no se produce la fecundación, esta capa se expulsa como menstruación.

¿Cómo está formado el endometrio?

El endometrio está conformado por un tejido regenerativo y por múltiples vasos sanguíneos y glándulas, las cuales se forman y se expulsan en cada ciclo menstrual. El endometrio tiene dos capas:
– La capa basal que es la más profunda, cercana al miometrio, donde están los vasos sanguíneos y células madres.
– La capa funcional, cuyo tejido va cambiando a lo largo del ciclo menstrual. Cuando no se produce el embarazo, esta capa se necrosa y se descama al final del ciclo, produciendo el sangrado.

En el caso que se dé lugar a la fecundación, a los 6 o 7 días posteriores, el embrión en estadio de blastocisto se implanta en el endometrio. La Dra. Bárbara Lotti, especialista en reproducción de IVI Buenos Aires, agrega además que “es necesario, además, que el grosor del endometrio sea aproximadamente de 7 a 10 mm; si tiene menos de 6 mm se dificulta la implantación del embrión”.

Patologías del endometrio

Como explicamos anteriormente, el endometrio cumple un papel fundamental en la fertilidad femenina y tiene características particulares como así también patologías propias. Cada una de las alteraciones que sufre el endometrio pueden afectar la implantación del embrión y producir infertilidad femenina. A continuación, comentamos algunas alteraciones que puede tener una mujer en su endometrio:

  • Endometriosis: es la aparición de tejido del endometrio por fuera del útero, en los ovarios, trompas de Falopio o en los intestinos. El síntoma más característico es el dolor, tanto durante la menstruación (dismenorrea), como en otros momentos del ciclo.
  • Mioma uterino: es un tumor benigno que surge en el tejido muscular del miometrio.
  • Hiperplasia endometrial: ocurre cuando el espesor endometrial aumenta a causa de una sobreestimulación por exceso de estrógenos. Otro factor puede ser un mal funcionamiento de los ovarios y cuadros de ciclos anovulatorios.
  • Pólipos endometriales: cuando se produce un crecimiento excesivo de células en el endometrio se forman pólipos que suelen ser benignos. Sin embargo, con el tiempo pueden convertirse en pólipos precancerosos.

En este sentido, la Dra. Lotti explica que ante un cuadro de infertilidad femenina correspondiente a un factor uterino, el especialista valorará si es posible revertir el diagnóstico a través de algún tratamiento farmacológico o quirúrgico. En función del diagnóstico de base y antecedentes de la paciente, es recomendable la consulta con un especialista en reproducción asistida.

Endometrio, implantación y embarazo

La implantación embrionaria es el proceso donde el embrión, luego de unos 6-7 días posteriores a su fecundación en estadio de blastocisto, se adhiere al endometrio para dar inicio a la gestación. Este fenómeno es posible siempre y cuando haya receptividad endometrial que, en resumen, es un diálogo recíproco entre los tejidos del blastocisto y la mucosa uterina. Ocurre durante la ventana de implantación que, generalmente, tiene una duración de 3 días. En la mayoría de mujeres, este periodo va del día 19 hasta el día 21 del ciclo menstrual.

Ahora, ante la búsqueda de embarazo con ayuda de la medicina reproductiva, se debe generar esa ventana de implantación, optimizándola al máximo para mejorar las posibilidades de lograr el embarazo. Esto se logra a través de la preparación endometrial, que se aplica en tratamientos de ovodonación o de transferencia de embriones congelados, ya se trate de propios o donados. El proceso consiste en preparar el endometrio aplicando estrógenos y progesterona que, en función del tipo de medicación, puede administrarse por parches transdérmicos, vía oral u óvulos vaginales.

Naturalmente, es posible que la implantación embrionaria no se presente en cada ciclo menstrual. Inclusive, tampoco es 100% segura en los tratamientos de reproducción asistida. Inclusive y aun cuando la fecundación se haya realizado con técnicas de reproducción asistida en el laboratorio y se transfieran embriones de buena calidad. Esto puede responder a que hay mujeres con la ventana de implantación desplazada, lo se ve reflejado en fallos de implantación y esterilidad.

Test de Receptividad Endometrial (ERA)

Para detectar si la ventana de implantación de la paciente es distinta al promedio, se puede aplicar el Test de receptividad endometrial (ERA). Para llevarlo a cabo, la paciente asiste a consulta en un determinado momento del ciclo, ahí el especialista toma una biopsia sin necesidad de anestesiar. En la muestra es analizada la expresión de 238 genes implicados en la receptividad endometrial. El resultado será una de dos opciones: receptivo o desplazamiento de la ventana de implantación. Siempre tomando en cuenta el momento específico en el que se realizó la biopsia.

Cuando el resultado es receptivo, se entiende que la ventana de implantación de la paciente ocurre en el día del ciclo en el que se tomó la biopsia. De esta forma, el embrión podía implantarse en el útero en esa fase del ciclo. Cuando la ventana de implantación se encuentra desplazada, el análisis del predictor médico que analizó la biopsia, indicará como modificar la medicación utilizada para poder realizar una transferencia embrionaria personalizada acorde a las necesidades de cada paciente.

Es fundamental recalcar que un fallo de implantación puede responder a otras causas que, en su mayoría, están relacionadas con la calidad embrionaria, para lo que se recomienda el Diagnóstico Genético Preimplantacional o DGP. Finalmente, agregar que un buen diagnóstico será clave para detectar el problema a tiempo e indicar la mejor opción según la necesidad de la paciente.

Solicita información sin compromiso:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arribaarrow_drop_up