Pedí información o un turno

Fallo de implantación: ¿por qué no me embarazo?

Fallo de implantación

La implantación embrionaria consiste en la adhesión del embrión en estadio de blastocisto al endometrio. Se le llama fallo de implantación a la no consecución de embarazo luego de 3 ciclos de Fecundación In Vitro con transferencia de embriones de buena calidad, sin importar si son frescos o vitrificados. ¿Es el fallo de implantación uno de los motivos por los cuales la mujer no queda embarazada? ¿Cómo se debe tratar? En este artículo responderemos tus preguntas.

¿Qué causa el fallo de implantación?

Son muchas las mujeres que a pesar de realizar un tratamiento de alta complejidad no logran el embarazo. Esto puede suceder debido a un fallo en la implantación del embrión en el endometrio. Dependiendo de cada caso clínico pueden aparecer las causas que provocan un fallo de implantación:

• Patologías en los genitales: tubárica, uterina (miomas, pólipos, etc.), infecciones pélvicas o cervicales (endometritis o tuberculosis genital)
• La receptividad endometrial: un endometrio es receptivo cuando está preparado para que tenga lugar la implantación del embrión, que generalmente se produce entre los días 19-21 del ciclo menstrual (días 5-7 post-ovulación), pero en algunas mujeres este período puede estar corrido o modificado, y suceder unos días antes o después. Este período de receptividad es lo que denominamos ventana de implantación
• Anomalías cromosómicas embrionarias
• Alteraciones cromosómicas de los progenitores

Para detectar el motivo de la falla de implantación, el especialista puede indicar algunos estudios. Hay que recalcar que no todos los estudios aplican para todos los pacientes, el especialista determinará los estudios que se necesitarán realizar:

• Ecografía 3D: para valorar la cavidad uterina
• Estudio del cariotipo en sangre de la pareja
Estudio de receptividad endometrial: el especialista toma una biopsia endometrial en un determinado momento del ciclo para identificar cuál es el momento implanten que debe realizarse la transferencia embrionaria.
Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP): permite diagnosticar alteraciones cromosómicas para los cromosomas estudiados en los embriones antes de la transferencia embrionaria

Opciones para tratar el fallo de implantación

Si bien las terapias utilizadas para manejar el fallo de implantación pueden incluir la restauración anatómica del útero mediante una cirugía de útero o trompas, la mayoría de las veces estamos frente a embriones con alteraciones cromosómicas debido a la edad avanzada de la mujer. Como bien sabemos, la mujer retrasa cada vez más su deseo de ser madre y la mayoría de las veces en el momento que comienza la búsqueda del embarazo la mujer supera los 38 años. La mejor opción para asegurarnos de transferir un embrión sano en mujeres de edad materna avanzada, es mediante un Diagnóstico Genético Preimplantacional.

En los casos en que se sospecha que la ventana de implantación es distinta al promedio, se recurre al Test ERA (Endometrial Receptivity Array), que diagnostica en qué momento el endometrio es receptivo y ayuda a determinar la fecha en que debe realizarse la transferencia embrionaria.

Cabe resaltar la importancia de un buen diagnóstico para detectar el problema a tiempo y recurrir a la mejor opción para la paciente.