diciembre 31, 2020

Los folículos ováricos, qué son y en qué se diferencian de los óvulos

Los folículos ováricos, qué son y en qué se diferencian de los óvulos

Por el Comité editorial de IVI Buenos Aires

Uno de los temas que más preocupan a la mujer sobre su fertilidad tiene que ver con los ovarios, pues es una parte fundamental en el buen funcionamiento del sistema reproductivo. Los ovarios contienen una célula que se le conoce como óvulo y se refiere a la célula sexual femenina. Sin embargo, se tienden a confundir el concepto o la función en sí de los óvulos con los llamados folículos ováricos. Sobre este último puede decirse que se trata de las unidades más básicas inherentes a la reproducción femenina. En el siguiente artículo se detalla cuál es la diferencia entre cada término.

Lo primero: los ovarios están ubicados al lado del útero y tienen la función principal de fabricar los óvulos, así como las hormonas de estrógeno y la progesterona. Ambas hormonas son las responsables del desarrollo de las niñas hasta convertirse en mujeres. Los óvulos contienen el material genético que será fecundado por un espermatozoide. Esto dará lugar a la formación de un cigoto.

Y en este punto viene en contexto la siguiente pregunta: ¿cómo se forman los folículos ováricos? Pues bien, el ovario contiene dentro de su estructura sacos con que llevan en su interior un óvulo inmaduro. Por consiguiente, cuando el óvulo madura a través del ciclo, el folículo se rompe y el ovario libera el óvulo para que se dé una posible fecundación; es decir, para que el óvulo se cruce con un espermatozoide y forme un embrión.

Estructura y funciones básicas de los folículos ováricos

A los folículos se les denomina como la unidad fundamental del ovario, dado que son las estructuras que regulan los procesos reproductivo así como el ciclo. Según su organización estructural, los folículos ováricos se clasifican en: folículos primordiales, primarios, secundarios, terciarios y de Graff o preovulatorios.

A dicho proceso de la maduración del folículo ovárico se le denomina foliculogénesis. Consiste, entonces, en una estructura conformada por células de la granulosa que recubre el ovocito. Estas células son vitales en el desarrollo del ovocito. Asimismo, vale aclarar que el desarrollo folicular en el ovario se pausa durante la fase de folículos primordiales hasta que llega la etapa de la pubertad.

¿Qué son los óvulos?

A los óvulos se les conoce como las células sexuales femeninas que contienen los ovarios. Desde la pubertad, empieza el llamado ciclo de la menstruación en donde cada 28 días un óvulo se desprende y es fértil en un lapso de 24 horas luego de su descenso al útero mediante las Trompas de Falopio. Fue en el año 1827 que el biólogo Karl Erns Von Baer descubrió los óvulos.

Por su parte, la ovulación ocurre entre los 12 ó 16 días posteriores a la menstruación. Mientras se acerca el desprendimiento del óvulo en los ovarios, se liberan las hormonas llamadas estrógenos que condicionan el endometrio para recibir el esperma. Pero si la fecundación no se concreta después de la liberación del óvulo maduro, se da paso al periodo menstrual.

En este sentido, la Dra. Florencia D’Atri, especialista en reproducción y Coordinadora Médica la Unidad de Ovodonación de IVI Buenos Aires, explica: “es importante entender que las mujeres nacen con una cantidad limitada de óvulos, que es lo que se conoce como reserva ovárica. Esta será la misma durante toda la vida e irá decreciendo con los años, con cada ciclo hasta la menopausia”.

Es importante agregar que es la genética y la edad lo que condicionan más fuertemente dicha reserva. También pueden existir otras situaciones eventuales, como cirugías, pues al sacar tejido ovárico existen altas probabilidades de remover parte de la reserva ovárica.

Folículos ováricos y óvulos: diferencias

Ahora bien, ¿qué son los folículos ováricos y en qué se diferencian de los óvulos?  Los llamados folículos ováricos son las formaciones “quísticas” alojan a los óvulos. Cabe destacar que no tienen características patológicas, por lo que no son considerados quistes como tal y son normales durante el ciclo de menstruación. Lo común es que crezcan entre 1 ó 2 folículos durante cada ciclo. Sin embargo, con la estimulación ovárica dentro de un tratamiento de reproducción asistida, lo que se busca es aumentar estos folículos para obtener mayor número de óvulos.

Otro aspecto que se debe mencionar, es que estos folículos tienden a clasificarse conforme a su tamaño y madurez. Por ejemplo, existen los folículos antrales que se refiere a aquellos folículos pequeños que solo miden menos de los 10mm. Vale enfatizar que estos folículos se pueden observar a través de una ecografía, mientras que los óvulos no, dado que son microscópicos. Aquellos folículos que miden más de 10mm son los adecuados para entrar en la fase de maduración para, más adelante, ser ovulados.

Entonces, a diferencia de los óvulos, los folículos son formaciones que tienen en su interior el líquido folicular. D’Atri agrega, “cada folículo tiene un ovocito adentro y le provee el ambiente para que vaya madurando en su camino hacia la ovulación”. La cantidad de folículos visualizados en la ecografía transvaginal podrá servir como un indicador de las posibilidades de embarazo de una mujer, aunque es importante destacar que esta ecografía no es suficiente para un diagnóstico definitivo de infertilidad.

¿Cuántos folículos debe tener una mujer para quedar embarazada?

En términos de fertilidad, se habla que una mujer pueda tener una reserva ovárica óptima, así como una buena cantidad de folículos antrales, si su recuento oscila entre los 10 y 19. Mientras que se habla de una reserva ovárica alta si el recuento supera los 20. No obstante, es oportuno resaltar que, cuando una mujer tiene una reserva ovárica baja, presenta menos de 5 folículos antrales en cada uno de los ovarios. En tanto, el tamaño folicular va desde los 5mm a 10mm en esta fase.

En este punto vale la pena agregar que una baja reserva ovárica no es impedimento para lograr el embarazo. Si se cuenta con este diagnóstico, la sugerencia es consultar con un especialista en reproducción asistida, para determinar su causa (si fue una cirugía, si es algo genético o si corresponde a una patología específica), y con esa información definir el tratamiento más adecuado a sus necesidades.

Finalmente, la especialista recomienda incorporar la evaluación de la reserva ovárica a los controles regulares. Esto ayudará a detectar a tiempo si ocurre alguna disminución significativa. A su vez, sugiere tener en cuenta la posibilidad de preservar la fertilidad mientras se cuenta con un una gran cantidad de folículos. Esto le permitirá elegir, sin la presión del tiempo, el momento más conveniente para quedar embarazada, aumentando las probabilidades de una futura gestación a término y un bebé sano en casa.

Solicita información sin compromiso:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arribaarrow_drop_up