Pedí información o un turno

Juliamaría y Máxima, una familia monoparental

#MiHistoria

El sueño de ser madre no tiene que verse opacado por el estatus marital. Ser soltera no significa estar sola cuando tenés familia y amigos que te acompañan y apoyan.
Se puede formar una familia aunque seas soltera y Juliamaría es un ejemplo. Ella aprovechó este espacio para contarnos cómo fue su búsqueda para convertirse en madre y no bajar los brazos hasta conseguirlo.

Tengo 31 años y soy soltera. Desde chica siempre supe que quería ser madre y al acercarse los treinta y no tener pareja, decidí lanzarme sola a la búsqueda. Aunque no fue tan así, ya que siempre recibí el apoyo de mi familia.
Busqué en foros y páginas para ver qué lugar me recomendaban otras mujeres en la misma situación y luego de una larga investigación decidí que la mejor opción era IVI. ¡Y no me arrepiento!
Empecé con los estudios en agosto de 2015. Mi primera consulta fue con el Dr. Guillermo Marconi y asistí a la misma con mis padres. Él fue muy atento y empático con nosotros y eso hizo que mi decisión se afirmara aún más.
Luego conocí a la Dra. Doris Raso, quien me acompañó durante todos los tratamientos.
Empecé con la primera inyección el 8 de marzo de 2016. El tiempo que me llevaron los cinco ‘intentos’ fue duro. No esperaba que fuera tanto tiempo. Pensaba que si era joven y no tenía ningún problema médico todo debía ser más fácil. Cada vez que el resultado daba negativo, las chicas que se comunicaban conmigo desde IVI eran muy importantes a la hora de volver a empezar. Siempre me alentaron, ellas y Doris fueron pilares en esto de volver a empezar. Y fue lo más importante para mí. Sabía que estaba destinada a ser mamá y poder contar con un grupo de profesionales que me acompañase y entendiese fue lo que hizo que continuara cada vez a pesar de la desilusión.
Como soy del interior, el viaje era todo un tema pero siempre supieron acomodar los turnos para mi mayor comodidad, eso me mostraba que yo no era una ‘clienta’ del lugar, de verdad se preocuparon por mí.
El último intento fue el 7 de octubre de 2016, y me enteré que estaba embarazada el 21. La doctora Natalia Fernández Peri confirmó (vía telefónica) que la beta efectivamente era positiva. Fue la mejor noticia de mi vida y no pude esperar a los tres meses, enseguida se lo conté a todos vía Facebook con una foto de la primera ecografía.
Cuando supe que era nena le puse el nombre de mi bisabuela, Máxima y cada vez que la veo en una ecografía, cuando la siento ‘patear’ o cuando escucho su corazón sé con total certeza que todo el sacrificio y todas las lágrimas valieron la pena.
Seguramente en pocos años volveré porque en IVI me sentí siempre en casa, pero, más importante, me sentí en familia.

Juliamaría Boffa

¡Gracias Juliamaría por confiar tu sueño en nosotros!