septiembre 12, 2019

La endometriosis: una enfermedad rodeada de mitos

La endometriosis es una afección que causa fuertes dolores menstruales con sangrados irregulares y abundantes. Además, también presenta quistes en los ovarios generados por la aparición y crecimiento de tejido endometrial fuera del útero, en la cavidad pélvica como en los ovarios, en los ligamentos uterinos, detrás del útero, en la vejiga o en el intestino.

Esta enfermedad afecta la calidad de vida de las mujeres que la padecen, incidiendo en su vida social, relaciones de pareja, familiares e incluso en la reproducción. El sangrado interno genera lesiones, adherencias y/o quistes de endometriosis que afectan la anatomía de las trompas. Esto obstaculiza el normal avance de los espermatozoides, y por lo tanto la fecundación del óvulo, y, en algunos casos, también la calidad del embrión.

Aunque no es una enfermedad rara, en Argentina se estima que la padecen entre un 10-15% de las mujeres. La desinformación y mitos alrededor de ella es algo que la caracteriza actualmente en la sociedad. Uno de los principales problemas es el desconocimiento de sus síntomas por parte de la población femenina, un intenso dolor que muchas creen es normal. Por ello hoy queremos hablar de 5 mitos acerca de la endometriosis y mejorar el conocimiento que hay sobre este padecimiento.

5 mitos de la endometriosis

  1. La endometriosis se manifiesta por igual en todas las mujeres

En cada mujer puede variar, pues hay distintos grados, diferentes causas, así como síntomas. Puede presentarse bajo distintos niveles de dolor, en otros casos puede llegar a ser asintomática, y en algunos, incluso puede ser razón de infertilidad. Por eso podemos decir que hay tantos tipos de endometriosis como mujeres que la padecen.

  1. La endometriosis causa siempre infertilidad

No necesariamente. Se estima que el 10% de las mujeres en edad reproductiva pueden presentar algún grado de endometriosis, y hasta un 40% en el caso de pacientes que acuden a consulta por infertilidad. Por otro lado, es posible que mujeres con algún grado de endometriosis logren el embarazo, y justamente por esta razón nunca se enteren que la padecían, pues los dolores se presentan o aumentan con el avance del tiempo.

En aquellas que la padecen y se convierte en la causa de infertilidad, puede ser debido a adherencias pelvianas, disminución de la calidad ovocitaria. Otras pueden sufrir endometriosis, pero la razón de infertilidad se puede corresponder a otras causas.

  1. El embarazo cura la endometriosis

Lamentablemente, la endometriosis no tiene cura. Sin embargo, se ha comprobado que el embarazo, tanto logrado de forma natural como por tratamiento de fertilización asistida, tiende a reducir la actividad de la enfermedad.

  1. En la mujer infértil siempre hay que descartar endometriosis

No precisamente, actualmente sabemos que la infertilidad femenina responde a muchos otros factores, como lesiones en las trompas de Falopio, miomas, infecciones de transmisión sexual, edad avanzada. Esta última, incide directamente en el potencial reproductivo, ya que a partir de los 35 años disminuye y luego de los 40 años, la posibilidad de embarazo es menor del 10%.

  1. La endometriosis no afecta a mujeres jóvenes y adolescentes

La endometriosis no tiene edad, puede aparecer a edades tempranas luego de la primera menstruación. Sin embargo, por la falsa creencia de que todo ciclo menstrual viene acompañado de dolor, su diagnóstico se demora. No importa la edad, ningún caso debe ser descartado sin consultar con un especialista si el dolor es severo.

Síntomas y diagnóstico

Generalmente, en las mujeres que la padecen comienza a manifestarse durante su adolescencia. En la mayoría de los casos, los dolores aparecen antes de la menstruación y se van haciendo más leves a medida que avanza el ciclo. Sin embargo, hay casos en los que el dolor se hace latente sólo durante la menstruación o cuando ya está finalizando.

Este dolor ocurre cuando el endometrio – que recubre el interior del útero- se desprende y se mueve a través de las trompas de Falopio hasta llegar a otras áreas, como los ovarios, la pelvis o la vejiga. Usualmente, este tejido es eliminado en cada menstruación, para darle paso a uno nuevo en el siguiente ciclo menstrual. No obstante en esta afección la adherencia del endometrio en los órganos no permite que se cumpla este proceso y así sobrevienen sus síntomas.

Algunas veces se presenta en mujeres que no sufrían dolor, y aumenta progresivamente su intensidad con el paso del tiempo. Sin embargo, la intensidad del mismo no siempre está relacionada con la extensión de la enfermedad, pues poca endometriosis puede generar mucho dolor. Por su parte, una endometriosis severa puede dar pocos o, incluso ningún síntoma.

Lo que sí influye en la intensidad del dolor es la localización de la enfermedad, si hay grado de compromiso pélvico el dolor se hace crónico. Si la localización es baja, más cerca de la vagina, suele causar lo que en medicina se conoce como dispareunia, dolor durante o después de las relaciones sexuales.

Cuando es causal de infertilidad puede estar vinculada a los cambios que se dan en la anatomía pélvica durante los ciclos menstruales debido que, al progresar, la endometriosis afecta la anatomía de la pelvis y los órganos genitales, dificultando la procreación. Esto puede generar obstrucción en las trompas o formación de quistes ováricos endometriósicos, que en algunas circunstancias requerirán cirugía. En estos casos, la Fecundación In Vitro (FIV)  es un tratamiento conveniente para la esterilidad relacionada con la endometriosis cuando otras técnicas han fallado. La gestación será una terapia temporal excelente para la mejora de la endometriosis.

En este sentido, es importante señalar que cada caso es distinto y no todas las mujeres con endometriosis tienen diagnóstico de infertilidad. Aunque, en general, al padecer esta enfermedad su fertilidad se ve reducida.

¿Cómo cuidar la fertilidad cuando se padece endometriosis?

Por otro lado, en el caso de mujeres jóvenes ya diagnosticadas con endometriosis que desean ejercer su maternidad posteriormente, la preservación de la fertilidad es un tratamiento que deben considerar. Éste será de gran ayuda para aumentar sus posibilidades de embarazo en el futuro, conservando los óvulos correspondientes a su etapa más fértil.

Para finalizar, es importante destacar en este punto que el dolor menstrual severo no es normal y es muy importante la consulta con un especialista. Lo ideal es identificar los síntomas lo antes posible, para evitar el diagnóstico tardío. Se estima que suele dilatarse entre cinco y diez años desde que aparecen los primeros síntomas.

Al hablar de endometriosis, hablamos de una enfermedad social, pues afecta la calidad de vida y la interacción de las mujeres que la padecen. Es necesario acelerar el diagnóstico y tratamiento correspondiente con el fin de disminuir sus consecuencias y ayudar a cada paciente a sobrellevarla de la mejor manera.

Solicita información sin compromiso:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Volver arribaarrow_drop_up