Pedí información o un turno

La infertilidad y sus etapas

infertilidad

Junio es el mes mundial de la fertilidad. Un mes para recordar que al final de un camino, que muchas veces es arduo, se encuentra ese sueño que tanto se anhela. Solo aquellos que viven esta experiencia conocen cada etapa, cada sentimiento que aflora en cada instancia y en IVI lo vivimos junto a vos siempre, y en especial este mes.

La infertilidad es una experiencia que implica múltiples pérdidas para cada uno de los miembros de la pareja y se sienten en los distintos momentos en que uno intenta procesar lo que le sucede. Lamentablemente, este proceso pasa inadvertido por la mayoría de las personas que rodean a los pacientes, familia/ amigos. Para la mujer, el cuerpo es un recordatorio constante de que aún no ha logrado lo que estaba buscando y cada mes con el inicio del ciclo emerge ese sentimiento de pérdida o hasta de incapacidad. Para poder resolver esas pérdidas de una manera sana, la pareja debe vivir duelo. No es una pérdida material, no es tangible lo cual hace que el proceso sea más difícil de abordar. Se pierde algo que, por lo general, nunca se tuvo. En IVI te acompañamos en cada paso, cada etapa y en el mes de junio las vamos a compartir con vos.

Las etapas del duelo que vive una pareja diagnosticada con infertilidad son:

Shock

Nunca imaginaron que esto les podría suceder a ellos, y como no lo toleran, se presenta una fase de negación. Es común buscar una forma de esquivar el problema pensando que lo que necesitan son vacaciones y descansar. Lo importante es saber que este sentimiento es temporal y que seguramente se resuelva en un tiempo.

Enojo

La infertilidad es injusta y muchas veces se sienten humillados por los interminables estudios, tratamientos o el estrés emocional. Tarde o temprano el enojo aparece como una respuesta a todas las circunstancias desagradables. Hay que identificar el enojo y la frustración, aceptarlos como algo normal en su situación y canalizarlos de forma que sean menos dañinos para la persona y la pareja.

Desesperanza

Uno comienza a sentirse abandonado, desesperado y desolado. Se piensa que no existen opciones positivas al problema. Es en este momento en que también aparece el sentimiento de culpa o incluso de acusación dirigida a la pareja o hasta el doctor. Es importante trabajar en estas emociones y entender que muchas veces los tratamientos de fertilidad pueden ser carreras de fondo en que hay que saber administrar las fuerzas y saber tomarse un momento para descansar y ver las cosas desde otra perspectiva.

Aceptación

Cuando se comienza a aceptar la situación que se está viviendo, ya han corrido muchas lágrimas, vivido momentos de enojo y hasta seguramente han atravesado momentos límites con su pareja. Pero todo eso queda atrás, como un proceso de aprendizaje que ayuda a comenzar a reorganizarse y acercarse a la resolución. El camino hacia la aceptación, varía de una pareja a otra y es diferente entre hombres y mujeres. Por eso no hay que angustiarse si uno de los dos llega a esta instancia antes que el otro, cada uno tiene un proceso distinto. Lo importante es poder llegar.

La aceptación no significa que el problema desaparezca, sino que se puede manejar y se hace de una forma sana, tanto en lo individual como en pareja. En este momento se puede tomar una decisión respecto al camino a seguir.

Los duelos no resueltos pueden afectar varios aspectos de la vida: físico, emocional, relacional y espiritual. Todos los pensamientos y emociones nombrados deben trabajarse en profundidad en las sesiones de apoyo psicológico.
Es recomendable que ante la infertilidad, la pareja cuente con un apoyo emocional adecuado