julio 3, 2014

La maternidad tardía comienza después de los 35 años

En los último 6 años se ha incrementado el promedio de edad de las mujeres que se presentan en IVI con el objetivo de ser madres. Actualmente la media de edades de 38 años, cuando en 2008, la media era de 36 años. Este fenómeno en que las mujeres eligen la maternidad tardía crece año a año. Los motivos principales están relacionados a las prioridades que hoy tiene la mujer moderna; su vida laboral, la oportunidad de viajar y disfrutar su vida social.
Es importante resaltar que a medida que aumenta la edad de la mujer la calidad genética de sus óvulos se va perdiendo. Es decir, a los 30 años el 70% de los óvulos que tiene una mujer son genéticamente normales mientras que a los 40 años solo el 30% presenta esta característica. Se considera que la mujer entre 25 y 35 años de edad se encuentra en edad reproductiva, pero desafortunadamente no siempre están dadas las condiciones para buscar un hijo.
A pesar de los riesgos genéticos, hay ciertas variables positivas en la maternidad tardía. La madurez de una mujer de más de 35 años muchas veces permite afrontar la maternidad de una manera más sensata y la estabilidad laboral que es lo que muchas mujeres buscan da una otorga una sensación de seguridad a la hora de pensar en el sustento económico. Finalmente, en muchos casos, se llega a los 35 años con mayor independencia lo cual alienta a dedicarle más tiempo a la maternidad.

Maternidad tardía vs el reloj biológico

La maternidad tardía no tiene por qué afrontarse a partir de los 35 años cuando la edad reproductiva se encuentra en descenso. Es posible ser madre después de los 35 años con los óvulos genéticamente normales de cuando una tenía 28 años.
La vitrificación permite a las mujeres a alcanzar la madurez sin experimentar una disminución significativa en la capacidad para concebir en un futuro. La principal ventaja respecto a la congelación tradicional es que no se forman cristales de hielo que dañen al óvulo y alrededor del 97% sobreviven al proceso. Los ovocitos se podrán mantener crioconservados durante el periodo que la paciente desee o necesite, no existiendo una limitación en el tiempo. De esta forma se puede lograr una maternidad tardía sin los obstáculos médicos que se presentan con la edad de la mujer.

Solicita información sin compromiso:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Volver arribaarrow_drop_up