enero 21, 2017

La verdad sobre la trombofilia

IVI

En las últimas semanas hubo mucho revuelto debido al veto de la Ley de Trombofilia. Se escucharon voces a favor y voces en contra pero pocos fueron los que basaron sus opiniones con hechos y datos médicos. Por eso creemos que es importante informar sobre qué es la trombofilia, los riesgos que puede producir pero más importante su diagnóstico. Para eso el Dr. Fernando Neuspiller, director de IVI Buenos Aires contestará unas preguntas:

¿Qué es la trombofilia?

La trombofilia es la propensión a desarrollar trombosis debido a determinados trastornos de coagulación. Existe la trombofilia adquirida y/ o la hereditaria pero ser portador no significa que se vaya a padecer una enfermedad. Popularmente cuando se relaciona la trombofilia con el embarazo automáticamente los pacientes piensan en la palabra aborto. La realidad es que entre el 10-15% de las mujeres en general que se embarazan sufren un aborto, que se considera esporádico. Cuando se tienen 2 abortos se denomina aborto recurrente y es menos frecuente aún ya que representa entre el 3-5 %. Luego de la semana 10 de embarazo, la muerte fetal afecta entre el 0,1-3% de las mujeres.

¿Quiénes podrían tener trombofilia?

Para ser considerada paciente de riesgo se debe presentar uno de los siguientes antecedentes:
• Dos o más abortos antes de llegar a la semana 10 de embarazo
• Un aborto luego de la semana 10
• Antecedente de muerte fetal intrauterina, preclamsia o eclampsia
• Episodios de trombosis, tanto arterial como venosa
• Presencia de casos de trombofilia hereditaria en la familia

Si la paciente tiene edad materna avanzada, la causa más probable es la anomalía cromosómica del embrión, motivo por el cual se recomienda estudiar las alteraciones genéticas y cromosómicas en los embriones, antes de su implantación mediante el Diagnóstico Genético Preimplantacional.

Diagnóstico de trombofilia

Para obtener el diagnóstico de trombofilia es importante acudir a un médico hematólogo, especialista en el tema, quien se basará en un criterio clínico y uno de laboratorio para obtenerlo.
Los criterios médicos están formados por los antecedentes médicos que podrían presentar la paciente o miembros de su familia. En cuanto al criterio de laboratorio, se refiere a los distintos estudios que se debería realizar la paciente para confirmar el diagnóstico. En el caso de la trombofilia adquirida el análisis de sangre se deberá realizar en dos ocasiones distintas con 12 semanas de diferencia ya que un único resultado positivo no hace a un diagnóstico de trombofilia. Por otro lado, el estudio para detectar la trombofilia hereditaria es más complejo ya que son necesarios diversos análisis de sangre. En este caso un resultado positivo confirma la enfermedad.
Es importante aclarar que el diagnóstico de trombofilia adquirida es considerado un factor de riesgo para determinadas patologías, ya que presentar un estado de hipercoagubilidad no quiere decir que la paciente sufra consecuencias obstétricas.

Solicita información sin compromiso:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Artículos destacados
Volver arribaarrow_drop_up