agosto 27, 2020

Ser madre después de una ligadura de trompas

Por el Comité editorial de IVI Buenos Aires

El proceso de ligadura de trompas es un método quirúrgico que produce la esterilización en las mujeres. Esto lleva a pensar que después de pasar por esta intervención las mujeres ya no pueden ser madres.

Sin embargo, gracias al avance de la tecnología, y a los diversos tratamientos de Reproducción Asistida existentes, hoy las mujeres que pasaron por una ligadura de trompas tienen altas probabilidades de volver a gestar.

Por eso, desde IVI Buenos Aires te acercamos toda la información vinculada al método y te ayudamos a despejar todas tus dudas.

¿Qué son las trompas de Falopio?

Antes de abordar los detalles sobre la ligadura de trompas, es necesario aclarar que las trompas de Falopio son dos conductos que van desde el útero hasta los ovarios. Son las encargadas de transportar el óvulo luego de la ovulación y ser la vía para que se produzca la fecundación.

Método de ligadura de trompas

Este procedimiento tiene como objetivo impermeabilizar o, más sencillo, bloquear de manera permanente los oviductos impidiendo que se encuentren los gametos masculinos y femeninos para que no ocurra la gestación.

Si bien existen diversos mecanismos para impermeabilizar las trompas de Falopio, por lo que algunos hablan de oclusión o bloqueo tubárico, el más conocido es el procedimiento a través de una cirugía que impide el paso de los espermatozoides, para evitar así la fecundación del óvulo.

En este caso, la intervención puede ser de forma laparoscópica, es decir, a partir de una pequeña incisión debajo del ombligo con visualización a través de una videocámara. La cirugía es ambulatoria por lo que pasadas unas horas la mujer puede regresar a su hogar sin mayores complicaciones.

Cabe aclarar que, si bien este método es eficaz, permanente e irreversible, no sirve como método preventivo de enfermedades de transmisión sexual.

Además, es necesario tomar conocimiento que las pacientes con ligadura tubaria también pueden presentar embarazos ectópicos. Estos ocurren en ovarios, en la cavidad abdominal o en el cuello del útero, pero no pueden llegar a término ya que el óvulo fecundado no sobrevive. En estos casos, el aumento de tejido puede provocar sangrado y es sumamente necesario que la paciente lo trate con el equipo médico.

¿En qué casos se opta por la ligadura de trompas?

Se opta por la ligadura tubaria cuando, por motivos de planificación familiar o riesgos asociados a un nuevo embarazo, la paciente decide no tener más hijos. El médico puede sugerirlo dentro de las opciones anticonceptivas que tienen las pacientes, nunca es una indicación absoluta ya que hay otros métodos anticonceptivos.

Ligadura de trompas y menstruación

Muchas personas creen que este procedimiento conlleva a la alteración de la menstruación. Esto no es así ya que este método no altera la función ovárica ni los niveles hormonales por lo que el ciclo menstrual sigue funcionando de manera normal.

Ser madre luego de una ligadura de trompas

Existen algunos motivos por lo que las mujeres que decidieron realizarse la ligadura de trompas se arrepienten, como por ejemplo haber tomado una decisión precipitada, cambiar de pareja y ahora tener el deseo de gestar o incluso que su situación económica- social haya cambiado.

Las posibilidades de ser madre después de una ligadura de trompas van a depender de cada caso en particular, la evaluación médica, la edad de la paciente y la edad del varón. Si todos los indicadores son normales, las mujeres con oclusión tubárica tienen un alto porcentaje de quedar embarazadas, si así lo desean.

Si bien existe la reversión de la ligadura, que ofrece probabilidades de embarazos -sobre todo en mujeres menores a 35 años – dependerá de cada caso en particular y el estado de la intervención, ya que, si durante la ligadura se extrajo la trompa o una gran parte, la reversión será imposible.

Además, es necesario tener en cuenta que esto no siempre tiene buenos resultados y que el procedimiento es bastante complejo a la hora de restablecer la correcta motilidad de la trompa. Además, existen mayores probabilidades de que surjan los embarazos ectópicos.

La opción más recomendada es la Fecundación in Vitro (FIV), ya que a través de esta técnica se asegura la fecundación. Este tratamiento inicia con la evaluación de la paciente y su pareja, tomando en cuenta aspectos como su historia clínica y edad, sobre todo de la mujer, ya que la calidad de los óvulos se relaciona con la edad.

Tanto la paciente como su pareja deberán realizar los estudios habituales de evaluación reproductiva tales como análisis hormonales, ecografía de evaluación de la reserva ovárica y espermograma

El tratamiento comienza con la estimulación ovárica, donde la paciente, por un período de 10 días en promedio, se auto-administra medicación inyectable para estimular los ovarios para que produzcan mayor cantidad de ovocitos en lugar de uno solo, que es lo que ocurre naturalmente cada mes. Asimismo, se le realizan controles ecográficos para ver la respuesta ovárica.

Finalizada la etapa de estimulación, se realiza la punción ovárica que permite obtener los óvulos en un procedimiento en quirófano bajo anestesia. El mismo día de la punción, se toma la muestra de semen con la que se realizará la fecundación, previa selección de los espermatozoides, según morfología, para dar lugar a los embriones que se desarrollarán en el laboratorio.

Luego de 5 o 6 días de la fecundación, cuando el embrión se encuentra en estadio de blastocito, se realiza la transferencia del embrión con mayores chances al útero de la madre. Llega entonces la etapa de la betaespera, que es el período de espera 14 días, luego de la transferencia y es cuando se obtiene el resultado de la prueba, indicando si se ha logrado o no el embarazo.

Cuando la única indicación de realizar una fecundación in vitro responde a la ligadura tubaria, las probabilidades de embarazo son altas, es decir, que la ligadura de trompas no afecta en este procedimiento.

El primer paso: la cita con el especialista

Una vez que se tomó la decisión de ser madre luego de haberse sometido a una ligadura de trompas, el primer paso es consultar con un profesional. Para eso, será necesario reunir todos los análisis e informes relacionados que se hayan realizado previamente, en caso de tenerlos. De esta manera, el médico especialista podrá comenzar con la revisión de la historia clínica y antecedentes, para luego considerar cuáles son las pruebas adicionales necesarias. En el caso de una Fecundación In Vitro, luego de las dos primeras visitas al profesional, se procede a iniciar el tratamiento indicado.

Recordá que podés solicitar un turno en IVI Buenos Aires a través de esta página. Nuestro personal de Atención al Paciente estará listo para tomar tus datos y asesorarte en todo momento. ¡Te esperamos!

Solicita información sin compromiso:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Volver arribaarrow_drop_up