junio 9, 2015

¿Qué es la disfunción coital y Cómo se relaciona con la infertilidad? Conocé sus causas.

Se considera disfunción coital relacionada con infertilidad la que se presenta en hombres que tienen semen de características normales, pero que son incapaces de depositarlo en la vagina de la pareja.
Las disfunciones coitales en el hombre relacionadas con la infertilidad son principalmente la disfunción eréctil y los trastornos de eyaculación.

Causas orgánicas y psicológicas de la disfunción coital

Las causas de disfunción coital pueden ser orgánicas o psicológicas y muchas veces ambas se encuentran entremezcladas.
Dentro de las causas orgánicas podemos mencionar:
Disfunción eréctil: Puede estar asociada con una disminución de la libido. También podemos verla relacionada con problemas vasculares o neurológicos. La disfunción eréctil selectiva en el momento de la ovulación puede indicar problemas psicológicos ante el hecho de desear descendencia.
Fallo de la eyaculación: es frecuente en pacientes con lesión en la médula espinal y también puede estar causado por el tratamiento con psicofármacos o antihipertensivos. Los hombres sanos que no pueden conseguir eyacular en el coito deben ser capaces de producir semen mediante la masturbación.
• Eyaculación Retrógrada: Durante la eyaculación, los espermatozoides del semen se dirigen hacia la vejiga urinaria. Las causas pueden obedecer al sistema nervioso autónomo o a una intervención de próstata o también a medicamentos. Se diagnostica por el hallazgo de espermatozoides en la muestra de orina post masturbación.
Entre las causas psicológicas:
• En ocasiones, el origen de las disfunciones masculinas no es físico o, aunque tenga origen físico, se puede agravar por causas psicológicas. Una de las principales razones por las que se pueden dar problemas con la erección o la eyaculación es la ansiedad, provocada bien por factores externos (estrés laboral, problemas a nivel social, etc.) o bien por factores asociados a la propia relación sexual (miedo al fracaso, preocupación excesiva por satisfacer a la pareja, experiencias negativas previas, falta de espontaneidad en las relaciones o reproches de la pareja). Por otro lado, un bajo estado de ánimo o la falta de deseo también pueden significar el inicio de una disfunción sexual.
• En cualquiera de los casos es común tener pensamientos negativos frecuentes y difíciles de desviar. Si los pensamientos son muy recurrentes, pueden dar lugar a una cierta aversión a las relaciones sexuales e incluso a las muestras de afecto más sutiles, impidiendo que el hombre tome la iniciativa y pudiendo provocar conflictos personales y de pareja.
El reconocimiento de una disfunción coital es crucial, por eso es necesario evaluar la contribución de los factores orgánicos o psicológicos a la misma.

 

 

Contenido obtenido del libro de Roberto Matorras y José Remohí, Casos clínicos de Reproducción Asistida e Infertilidad, 2015.

Solicita información sin compromiso:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Volver arribaarrow_drop_up