julio 31, 2020

Realizarse una vasectomía: el proceso paso a paso

Por el Comité editorial de IVI Buenos Aires

Muchas personas desconocen el proceso de la vasectomía o tienen información incompleta al respecto. Por eso, desde IVI Argentina queremos contarte qué es, cómo es el procedimiento y si es posible revertirlo.

En una sociedad en la que cada vez más personas programan y eligen ser padres o no, muchos hombres averiguan sobre la vasectomía, actualmente uno de los métodos anticonceptivos más efectivos, seguros y sencillos.

La operación consta de una mínima incisión en una o ambas bolsas del testículo. No requiere internación y se hace con anestesia local o sedación, por lo que el paciente puede volver a su hogar al finalizar la intervención.

Vasectomía, ¿qué es?

Se trata de un procedimiento a partir del cual se impide el paso de los espermatozoides, que se producen en los túbulos seminíferos de los testículos y circulan a través de unos conductos denominados “deferentes”, que los trasladan hasta la uretra. La vasectomía consiste en la ligadura y sección del conducto deferente, por lo cual el paciente continúa eyaculando normalmente pero sin la presencia de espermatozoides.

La vasectomía se suele recomendar en hombres que ya tengan decidido o acordado con sus parejas no tener hijos, ya sea porque no quieren por problemas de salud, porque poseen algún trastorno genético y no quieren transmitirlo o incluso personas que no quieren utilizar otros métodos de prevención durante la actividad sexual con sus parejas, pero será fundamental tener en cuenta que esta operación solo evita el embarazo y no las enfermedades venéreas o de transmisión sexual (ETS).

En este sentido, el Dr. Omar Layus -andrólogo de IVI Buenos Aires- explica: “en Argentina, la ley indica que todo paciente -tenga hijos o no- si es mayor de edad puede realizarse una vasectomía. Es decir, no tiene que reunir condiciones personales, solamente estar decidido y saber de qué trata el procedimiento”.

Cabe aclarar que esta cirugía es segura y las complicaciones de la misma son bajas. El cuerpo sigue funcionando con normalidad en cuanto a las relaciones sexuales y el deseo: “La vasectomía no afecta ni la erección, ni el deseo sexual, ni el volumen eyaculatorio, ni el orgasmo… Todo va a continuar igual que antes, con la diferencia que en el semen no va a haber presencia de espermatozoides”, explica el especialista.

Paso a paso de la vasectomía

“Existen dos métodos para realizar la vasectomía: la técnica convencional o la que se denomina vasectomía sin bisturí. En IVI Buenos Aires realizamos sin bisturí, con una menor apertura de la piel, una mayor aceptación del paciente y con una menor tasa de complicaciones”, sostiene el Dr. Layus. En este caso el procedimiento se da de la siguiente manera:

1- El cirujano busca los conductos deferentes palpando el escroto

2- Se inyecta anestesia

3- Se hace una incisión en la piel del escroto, y se liga y secciona una parte de los conductos deferentes. Se utiliza para la vasectomía sin bisturí un set de instrumental específico

4- Se sutura la incisión

De acuerdo con el especialista, antes del procedimiento es necesario hacer un examen pre-quirúrgico que consta de un análisis de sangre y un electrocardiograma. “Luego, la intervención demora aproximadamente entre 30 y 40 minutos, y es ambulatoria: el paciente se va a su casa, tiene un día de reposo y a los pocos días ya puede comenzar con su actividad diaria”, añade Layus.

Luego de la vasectomía hay que hacerse un control postoperatorio, a los dos meses, que consta de un espermograma, para ver si hay ausencia de espermatozoides. En este momento es cuando se le da el alta al paciente.

Ser padre después de una vasectomía

Si bien desde el punto de vista médico este procedimiento suele ser pensado y realizado, inicialmente como un método definitivo, existen algunas opciones para poder ser padre nuevamente, aunque debe ser una decisión meditada.

Es importante es este sentido destacar que, además de la reversión de la vasectomía, también es posible tener hijos con una biopsia de testículo, a partir de la cual se obtienen espermatozoides que luego se inyectan directamente en los óvulos de la pareja, a través del método de Reproducción Asistida Inyección Intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI).

La posibilidad de conseguir posteriormente un embarazo de forma espontánea dependerá del estado de fertilidad de la pareja en ese momento, entre ellos la edad de la mujer y su estado físico de salud.

Reversión de la vasectomía: los métodos

Existen dos procedimientos que pueden colaborar a la hora de querer concebir un hijo en esta situación: reversión de la vasectomía o la recuperación espermática con una biopsia testicular, para luego realizar una Fertilización In Vitro (FIV).

 En el caso de la reversión de la vasectomía, se puede dar a través de: 

– Vasovasostomía: a partir de esta opción se vuelve a permeabilizar el conducto deferente.

– Vasoepididimostomía: procedimiento por el cual se une el conducto deferente al epidídimo, que es un órgano adyacente al testículo, donde maduran los espermatozoides. Esta cirugía se usa cuando una vasovasostomía no es posible debido a obstrucciones epididimarias causadas ​​por la vasectomía.

Mientras que, para la biopsia testicular, generalmente se realiza bajo sedación más anestesia local. El médico realiza una pequeña incisión en el escroto para obtener tejido testicular y de allí recuperar espermatozoides.

Los espermatozoides obtenidos se utilizan para fecundar los óvulos de su pareja o de una donante, en un laboratorio mediante el uso de la FIV o se puede congelar para un futuro. Debido a que la cantidad de espermatozoides es pequeña, no se recomienda su uso para la inseminación artificial.

La mejor opción deberá consultarse con un médico urólogo/andrólogo y dependerá de la salud del hombre y de la pareja, descartando algún problema que pueda afectar la fertilidad y basándose en algunos factores como: el tiempo desde la realización de la vasectomía; la edad del hombre que desea ser padre; la edad de la mujer, la cantidad de hijos que desea y la rapidez y la forma en que lo requiere.

En IVI Buenos Aires contamos con la Unidad de Salud del Varón, en la que se tratan todas las patologías relacionadas con el aparato genital masculino, incluyendo tanto la vasectomía como la reversión de la misma.

Solicita información sin compromiso:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Volver arribaarrow_drop_up