mayo 31, 2020

Concientizar sobre los efectos del tabaco en la salud reproductiva

Concientizar sobre los efectos del tabaco en la salud reproductiva

Por el Comité editorial de IVI Buenos Aires

Cada año el 31 de mayo se conmemora el Día Mundial sin tabaco, una fecha para concientizar sobre los efectos dañinos de los derivados de este producto sobre el organismo. Según la OMS, el tabaco es el responsable de una cantidad alarmante de muertes al año, se calcula que 8 millones de personas fallecen a consecuencia del tabaquismo.

En el caso de Argentina, según estadísticas del Ministerio de Salud de la Nación, el 30% de la población entre 18 y 65 años consume cigarrillos, lo que impacta en más de 40.000 muertes cada año en nuestro país.

El consumo de nicotina y de productos de tabaco incrementa el riesgo de padecer cáncer, enfermedades cardiovasculares, neumopatías y problemas de fertilidad. Otras consecuencias son: dientes amarillos, pulmones poco saludables, mal aliento y un sistema inmunológico deficiente.

En este sentido, las personas que consumen tabaco tienen mayor probabilidad de contagio por coronavirus o SARS-CoV-2. Fumar perjudica la función pulmonar, y este nuevo coronavirus ataca principalmente los pulmones. Gracias a los efectos de este hábito, el cuerpo de un fumador se le dificultará luchar contra esta y otras enfermedades.

En conclusión, y tomando en cuenta los datos de investigación presentados por la OMS hasta la fecha, los fumadores tienen más posibilidades de desarrollar síntomas graves y de fallecer a causa del nuevo coronavirus.

¿Hay una relación negativa entre tabaco y fertilidad?

Por lo general, la mayoría de las personas ya se han concientizado que fumar conlleva a un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, pulmonares, entre otras. Sin embargo, muchas personas no conocen la incidencia que puede tener en la fertilidad, tanto en varones como en mujeres.

Específicamente, en el caso femenino, los químicos presentes en el humo de cigarro, como la nicotina, el cianuro y el monóxido de carbono, provocan una aceleración en la pérdida de óvulos. Lo que se traduce en la llegada de la menopausia en mujeres fumadoras entre 1 y 4 años antes en las mujeres que no fuman.

El efecto tóxico sobre las células puede generar un ambiente nocivo para el crecimiento folicular y la maduración de los ovocitos. Por otro lado, los especialistas aseguran que las mujeres que fuman más de 10 cigarrillos diarios, pueden presentar una mayor dificultad para lograr el embarazo de forma espontánea.

En caso de recurrir a un tratamiento de reproducción asistida, requieren en promedio el doble del número de ciclos que mujeres no fumadoras para lograr el embarazo. Debido a la pérdida de óvulos, las mujeres que fuman necesitan mayor cantidad de medicación para la estimulación ovárica durante la FIV. Aún así, hay muchas probabilidades que maduren menos óvulos al momento de la punción, a esto se suma que las tasas de embarazo pueden llegar a ser hasta un 30% menores que en pacientes no fumadoras, siempre dependiendo de cada caso y diagnóstico.

Con respecto a los varones, pueden sufrir una baja en la calidad, la cantidad y la motilidad (capacidad de moverse) de los espermatozoides, además de un incremento en los espermatozoides con anomalías morfológicas. Esto repercute directamente de forma negativa en la capacidad de los espermatozoides de fecundar los óvulos, por lo cual, si el miembro masculino de la pareja fuma, también reducen las probabilidades de lograr el embarazo espontáneo.

El riesgo de sufrir problemas de fertilidad aumenta con la cantidad de cigarrillos fumados al día, es decir, a mayor consumo de tabaco mayores los riesgos. Entre ellos, el daño al material genético aumenta la fragmentación de los mismos, repercutiendo negativamente en los resultados reproductivos

Las complicaciones durante la gestación también son un efecto del consumo del tabaco y sus derivados. Las mujeres que fuman tienen mayores probabilidades de tener embarazos ectópicos,  partos prematuros y bajo peso al nacer.

Cuidado con el tabaquismo pasivo

El tabaquismo pasivo es la exposición al humo ambiental de tabaco que sufren las personas sin ser fumadoras. Está demostrado que la inhalación del humo y sus tóxicos es muy riesgoso para la salud. De hecho, la Asociación Americana de Medicina Reproductiva señala que las mujeres expuestas a humo indirecto pueden sufrir los mismos riesgos de salud que afectan a las mujeres fumadoras, mencionados anteriormente.

Aún estás a tiempo

El Ministerio de Salud de la Nación indica que para detener el daño causado por el tabaco en el organismo, es necesario eliminar su consumo totalmente y de forma definitiva. Asimismo, destaca que las personas que dejan de fumar antes de los 30 años pueden llegar a revertir por completo los riesgos. En caso de dejarlo en la década de los 40, pueden ganar hasta 10 años de vida.

Las buenas noticias siguen, pues al dejar el hábito de consumo de tabaco se puede mejorar la fertilidad, aunque, lamentablemente la disminución de la reserva ovárica no es reversible. Los efectos sobre las complicaciones del embarazo debidas al consumo de tabaco también disminuyen mientras más tiempo se haya dejado el hábito

Me decidí a dejar de fumar, ¿por dónde empiezo?

Eliminar el consumo del tabaco suele ser una tarea ardua en la que, probablemente, se necesitará ayuda, asesoría y contención para lograr el objetivo. Lo ideal es comenzar por visitar a un médico especialista, quien podrá darte orientación sobre los primeros pasos para encaminarte hacia el abandono de este hábito tan dañino.

Sí estás planificando la búsqueda de embarazo, es importante buscar la asesoría de tu ginecólogo o especialista en reproducción asistida para lograr el mejor ambiente hormonal en tu cuerpo.

Dejar el tabaco te brindará, además de los beneficios que comentamos anteriormente, cambios visibles como: un mejor estado de la piel, ahorro de dinero, mayor confianza al haber eliminado una adicción y hábito dañino, aumento de la resistencia ante el ejercicio y las actividades físicas, una mejor respiración, entre otras mejorías.

A continuación compartimos algunas recomendaciones de las autoridades sanitarias (Ministerio de Salud de La Nación y la OMS) para sobrellevar las ansias de fumar:

  • Realizar ejercicios de respiración, podés hacer 10 respiraciones profundas cuando llegue el impulso de fumar
  • Beber agua es una alternativa saludable en lugar de ponerse un cigarrillo en la boca
  • Distraerse: aleja tu mente del pensamiento relacionado con el hábito, cuando se presenten realizá alguna actividad placentera, bailar, salir a caminar, cantar, lo que te ayude a desviar tu atención hacia otra cosa
  • Consumir frutas y verduras, y evitar comidas ricas en grasas
  • Reducir el consumo de café, gaseosas y en algunos casos, es recomendable también disminuir el mate
  • Realizar actividad física, al menos 30 minutos diarios, usar escaleras, caminar, bailar, andar en bicicleta, cuando sientas como aumenta tu resistencia no querrás volver al cigarro

Tu salud está en tus manos, los efectos dañinos del tabaco no solo pueden afectarte a vos, también podrían impactar en la salud de tu descendencia, con posibilidades que sufran problemas de fertilidad, impacto en el crecimiento normal del bebé antes del nacimiento, aumentando el riesgo de sufrir diabetes, obesidad o enfermedades cardiovasculares.

Estás a tiempo, eliminá este hábito y disfrutá de una vida saludable que, además, mejorará tus chances de lograr un embarazo y tener un bebé sano en casa.

Solicita información sin compromiso:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Volver arribaarrow_drop_up