septiembre 10, 2020

Trombofilia y embarazo, cómo prevenirla

Trombofilia

Por el Comité editorial de IVI Buenos Aires

¿Qué es la trombofilia? ¿Cuáles son las causas? ¿Y los síntomas? ¿Afecta únicamente a las mujeres? ¿Cómo tratarla? ¿Repercute en el embarazo o en los tratamientos de reproducción asistida?

Muchos son los mitos sobre qué es la trombofilia y la falta de información al respecto genera, en muchos casos, preocupaciones innecesarias, miedos, entre otras. Por eso, desde IVI Buenos Aires te acercamos toda la información que tenés que saber sobre esta condición.

A diferencia de lo que muchos piensan, la trombofilia no es una enfermedad, sino un factor de riesgo, que implica un trastorno en la coagulación que puede desarrollar trombosis. La misma puede ser hereditaria o adquirida, y ser portador de ella no significa el padecimiento de una enfermedad.

En el caso de tener trombofilia de forma hereditaria, influyen los factores como deficiencias genéticas de anticoagulantes naturales y variantes genéticas en la secuencia del ADN (polimorfismos).

Y, en el caso de ser adquirida, la trombofilia puede deberse a enfermedades como el cáncer o a la exposición de fármacos, entre otros.

¿Cómo se detecta?

Los estudios para detectar este factor de riesgo en pacientes son de complejidad, por lo que siempre deben ser solicitados por un especialista y se deberán tener en cuenta, previamente, cuestiones hereditarias.

En este sentido, el Dr. Fernando Neuspiller, director  de IVI Buenos Aires, explica: “Es importante destacar que los estudios para detectar la trombofilia no son considerados de rutina debido a su complejidad y sólo deben ser solicitados por un médico hematólogo luego de analizar los antecedentes de la paciente”. Y agrega: “La trombofilia se detecta tomando en cuenta dos criterios fundamentales: el clínico, que refieren a los antecedentes médicos de la paciente o miembros de su familia, y el de análisis de laboratorio, que incluye los distintos estudios que debería realizar la paciente para confirmar el diagnóstico”.

Asimismo, sostiene que “si hablamos de trombofilia adquirida, es necesario realizar el análisis de sangre en dos oportunidades con 12 semanas de diferencia, debido a que un único resultado positivo no determina el diagnóstico. Si se trata de trombofilia hereditaria, el estudio es más complejo ya que conlleva distintos análisis de sangre. En este caso, un resultado positivo confirma la enfermedad”.

Síntomas de la trombofilia

Uno de los mayores mitos generados por la falta de información sobre este factor de riesgo, es pensar que es una patología exclusiva en las mujeres. Sin embargo, la trombofilia es un trastorno que puede afectar también a hombres.

Entre los síntomas principales de la trombofilia, se encuentran la hinchazón de piernas, alteración del color de la piel y la inflamación de venas superficiales, generalmente en los brazos y piernas.

Asimismo, entre los antecedentes a tener en cuenta para que una mujer sea considerada paciente de riesgo se encuentran: haber sufrido dos o más abortos antes de llegar a la semana 10 de embarazo o uno luego de este período; muerte fetal intrauterina, preeclampsia (presión arterial alta crónica antes del embarazo) o eclampsia (aparición de convulsiones o coma durante la gestación, el parto o durante las primeras horas luego de dar a luz); haber padecido episodios de trombosis, tanto arterial como venosa o contar con casos de trombofilia hereditaria en la familia.

Cabe destacar que haber sufrido un aborto no es un indicador de trombofilia. De hecho, las causas más frecuentes pueden deberse a la edad materna avanzada, y en este caso, anomalías cromosómicas en el embrión. Esto se da mayormente en la actualidad, ya que se retrasa cada vez más la maternidad y, a partir de los 35 años, la calidad de los óvulos empieza a disminuir su calidad y cantidad de la reserva ovárica. En pacientes con antecedentes de un aborto, menor a 10 semanas, la causa más probable es la anomalía cromosómica y el riesgo de un aborto en una nueva gestación es del 10-15 %. En estos casos es conveniente estudiar las alteraciones genéticas y cromosómicas mediante el Diagnóstico Genético Preimplantacional.

Así podés prevenir la trombofilia

Teniendo en cuenta toda esta información, es posible prevenir la trombofilia o tratarla a tiempo siguiendo estos consejos:

  • Informarse sobre antecedentes familiares y genéticos.
  • Realizarse chequeos de salud, sobre todo si el objetivo es lograr un embarazo.
  • Prestar atención a las medicaciones que se ingieren. Tanto las pastillas anticonceptivas como la medicación para tratamiento hormonales pueden aumentar el riesgo de sufrir una trombosis. Consultar siempre con el médico.
  • Estar en constante movimiento. Tener en cuenta que los viajes largos o permanecer muchas horas de pie puede ser un riesgo si se padecen trastornos en la coagulación.
  • Vida saludable: no fumar y controlar el peso disminuye el riesgo de la formación de trombos.
  • Consultar con una especialista ante la más mínima sospecha.

Tratamiento

El tratamiento dependerá de cada persona y del tipo de trombofilia que presente. Por lo general se conoce el uso de drogas anticoagulantes pero esto no es siempre de la misma manera. De acuerdo con el Dr. Neuspiller, “sólo deben utilizar medicación anticoagulante aquellas pacientes que tienen antecedentes clínicos y/u obstétricos. El hecho de tener un estudio positivo no amerita la anticoagulación”. Por lo que el procedimiento a seguir deberá ser diagnosticado por el médico.

Trombofilia y embarazo

Según detalla Neuspiller, generalmente, una paciente con trombofilia tratada adecuadamente llevará un embarazo normal y sin complicaciones, pero deberá realizarse un seguimiento, por parte de su obstetra, con controles ecográficos y Doppler, para verificar un funcionamiento adecuado de la placenta y el normal crecimiento del bebé. Además, el especialista agrega: “es clave el seguimiento en colaboración de un hematólogo especializado en reproducción que controle el tratamiento anticoagulante. Si la paciente sigue estas indicaciones el diagnóstico de trombofilia no implica un riesgo para el bebé”.

Asimismo, sostiene que “si una paciente tiene antecedente de complicaciones de embarazo atribuibles a la trombofilia, como puede ser una muerte fetal intrauterina, si desconoce su diagnóstico y no se trata, la posibilidad de recurrencia de una complicación es muy alta con una posibilidad de nacido vivo de alrededor del 20%”. Por otra parte, aclara que no toda mujer con trombofilia va a tener complicaciones de embarazo y que el antecedente obstétrico adverso y el tipo de trombofilia marcan el pronóstico. En este sentido, el médico de cabecera decidirá cuál es la mejor opción para tratar a su paciente.

¿La trombofilia puede afectar en los tratamientos de Reproducción Asistida?

En el caso de estar sometiéndose a un tratamiento de Reproducción Asistida, es necesario destacar, de acuerdo con el Dr. Neuspiller, que el diagnóstico de trombofilia no representa una limitación en la búsqueda de un embarazo, tanto de forma espontánea como a través de estos tipos de técnicas destinadas a tratar los problemas de fertilidad.

Además, Neuspiller agrega que “si bien existen diversos grados en el diagnóstico y cada cuadro es particular, la paciente puede lograr un embarazo a término siempre que esté controlada y asesorada”.

En IVI Buenos Aires te esperamos con el mejor equipo de profesionales capacitados constantemente para brindarte una atención personalizada y la contención necesaria para llevar a cabo estos tipos de tratamientos. No dudes en pedir una cita con nosotros.

Solicita información sin compromiso:

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Volver arribaarrow_drop_up