En nuestro país, la Ley de Fertilización Asistida Humana (Ley 26.862) establece que pueden acceder a las prestaciones de reproducción médicamente asistida todas las personas, mayores de edad, sin que se pueda introducir requisitos o limitaciones que impliquen discriminación o exclusión fundadas en la orientación sexual o el estado civil de quienes peticionan por el derecho regulado.

En función de los resultados y de la edad de la paciente estableceremos el tratamiento más adecuado: inseminación intrauterina con semen de donante (IAD) , la fecundación in Vitro (FIV) , donación de los 2 gametos masculino y femenino o la transferencia de preembriones donados por otras parejas.

Así la tasa de éxito dependerá del tratamiento realizado que podrá oscilar, en términos generales, desde el 20% en el caso de una inseminación hasta el 70% en el caso de donación de ambos gametos.

Una pareja homosexual, ¿puede someterse a un tratamiento de reproducción asistida?

Sí, además nunca se pregunta la orientación sexual de la paciente.

¿TENÉS DUDAS?

SOLICITÁ MÁS INFORMACIÓN