julio 20, 2017

1 de cada 4 pacientes de fertilidad presenta síntomas de ansiedad y aislamiento social

• A las personas infértiles les cuesta compartir sus problemas reproductivos
• Es habitual que los pacientes presenten aislamiento social y personal

BUENOS AIRES, 20 DE JULIO DE 2017

La llegada del diagnóstico de infertilidad trae consigo la aparición de sufrimiento emocional, que será más o menos intenso en función de diversos factores personales de los pacientes. “Actualmente sabemos que entre el 25 % y 65 % de los pacientes que realizan un tratamiento de Reproducción Asistida van a presentar en algún momento síntomas de ansiedad, depresión, culpa o aislamiento social, entre otros”, explica la Licenciada María Villamil, psicóloga de IVI Buenos Aires.

Una vez que los pacientes pueden ponerle un nombre a aquello que los separa de su sueño de ser padres, entran en un mundo completamente distinto lleno de estudios, probabilidades, tasas de embarazos, opciones terapéuticas, etc. “A medida que avanzan en los tratamientos, van creando un bagaje emocional formado por el miedo al fracaso, la soledad y el ocultamiento social del problema. Estos sentimientos dificultan a los pacientes compartir con su entorno social sus problemas reproductivos. A veces piensan que es un tema muy personal o hasta sienten que hay algo roto en ellos, como si su cuerpo estuviese fallando y por eso les cuesta compartir esto que les está pasando”, añade la Lic. Villamil.

Un amigo en las buenas y en las malas

“En la Unidad de Apoyo Psicológico buscamos apoyar, asesorar y aportar información sobre los problemas de fertilidad y sus consecuencias tanto físicas como psíquicas y sociales”, menciona la licenciada. “Aunque es altamente recomendable consultar con un psicólogo especialista en Reproducción Asistida cuando se inician tratamientos de fertilidad, no hay que quitarle importancia al apoyo emocional que los pacientes deberían recibir de sus amigos o familiares. Hoy sabemos que este apoyo sirve mucho para bajar los niveles de ansiedad y estrés de los pacientes, pero para eso es fundamental que cuenten lo que están viviendo y expresen cómo se sienten”.

Los pacientes suelen mantener en secreto su problema y tratamiento, privándose del apoyo emocional genuino por parte de su entorno. Este desconocimiento por parte de los amigos y familiares lleva a los pacientes a someterse a la famosa presión social y enfrentarse a preguntas como “¿y el bebé para cuándo?” o “¿cuándo voy a ser abuela?”. Es frente a estas situaciones que comienza el aislamiento social y los pacientes eligen no asistir a encuentros con amigos donde saben que se encontrarán con una mujer embarazada o alguien asistirá con sus hijos. Eligen evitar un problema en lugar de afrontarlo.

Abrirse con sus amigos y familiares es un proceso lento ya que no solo significa aceptar ayuda, sino también aceptar el diagnóstico de infertilidad. “Cabe destacar que compartir sus sentimientos y la experiencia de los tratamientos de fertilidad no siempre significa contar cada detalle. Los pacientes tendrán que elegir cuándo y qué compartir teniendo como prioridad preservar su intimidad”, finaliza la Lic. Villamil.

CONTACTO DE PRENSA

  • Hazel Hazan
  • Email: [email protected]
  • Teléfono: (5411) 4789 3600 - (5411) 4789 3610
  • Av. Del Libertador 5962 (C1428ARP) Buenos Aires, Argentina

DOSSIER DE PRENSA

Última actualización
Octubre 2018

Descargar PDF

Volver arribaarrow_drop_up